lunes, agosto 25, 2014

Músculos, cuerpo político y poder

Willey Peñuela

"La única cosa que respeta el poder, es el poder" Malcolm X.

La política es razón y fuerza. Las razones que nos asisten son innegables, históricas, profundas.

En cuanto a la fuerza, hemos resistido 15 años de conspiración del imperialismo al tiempo que edificamos las bases de una nueva sociedad. La fuerza de Chávez rompió la historia venezolana (con moldes incluidos) y se ha hecho una invencible referencia internacional. Sin embargo, el cuerpo político chavista tiene músculos que debe ejercitar, tonificar y desarrollar, para que nada se atrofie, nunca.

En lo económico la disputa es fuerte y el control se ha dificultado. No luchamos sólo contra los saqueadores, parasitarios y revendedores de oficio, sino también culturalmente, para que nuestra sociedad no se haga parasitaria y revendedora. Afortunadamente, el chavismo existe y es digno. Y la mayoría del pueblo se ha forjado en el trabajo de siglos. Pero no nos ha bastado instalar nuevas condiciones objetivas. Ha quedado demostrado, en nuestras experiencias piloto, que la transformación de las bases materiales no determina las condiciones subjetivas, sino influye en ellas, que es distinto.

En lo económico, no estamos pasando una coyuntura, estamos viviendo una expresión de un problema estructural de nuestra economía, consecuencia del rentismo petrolero impuesto por los parásitos adecos y copeyanos, cuya cultura improductiva del dinero fácil nos ha costado revertir.

La ofensiva anti-contrabando ha sido ejemplar, así como el manejo internacional de la situación con Colombia. Maduro es un gran dirigente y estadista. Y es pueblo. Quienes menospreciaron a Chávez tardaron en darse cuenta que el cerebro no lo tenía en la verruga. Y como no aprenden, menosprecian a Maduro. Es un chofer, un driver, o sea.

Volviendo a las musculaturas, uno de los músculos más exigidos, con mayor actividad y menor descanso ha sido el que representan nuestros organismos de inteligencia político-militar. Y ya vemos los resultados. La potencia de dichos organismos ha sido clave. A cada conspiración derrotada, un avance nuestro.

Pero nuestro cuerpo político, tiene más músculos por ejercitarse y usarse.

El III Congreso del PSUV mantiene una expectativa altamente positiva. Con el llamado de la Sundde, llegó el momento de que nuestro partido y sus casi 14 mil UBCH se ejerciten al calor de la lucha económica, a fin de fortalecer el músculo mismo que es nuestra organización política. Debe mantenerse ejercitado siempre, en movimiento, en lucha. Con retos parroquiales, estadales, regionales y nacionales.

El discurso divisionista no pasará en la medida en que nuestro pueblo se haga cada vez más partícipe y protagonista de sus principales luchas. Y si nuestro partido motoriza esas luchas, desde todos sus niveles de participación y dirección, será un músculo político devastador en la táctica, potente en la estrategia, invencible.

Que nos unifique la lucha en las distintas batallas: Cosecharemos victorias.

¡Vamos con Maduro al frente! Viva Chávez!

- @WilleyP

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso