viernes, febrero 10, 2012

España: Entrevista a Soraya Vega, presidenta de la Federación de Mujeres Jóvenes

Gloria López
AmecoPress. Asegura que siempre ha reivindicado el Feminismo, pero reconoce que es difícil transmitir su “verdadero significado” y, de manera especial, la necesidad de cuestionar “el sustrato cultural del patriarcado, responsable de la desigualdad y la violencia”. Llegó a Mujeres Jóvenes de Extremadura –donde vive- animada por amigas que advertían que la falta de relevo generacional estaba deteniendo la actividad asociativa. En estos momentos preside la Federación de Mujeres Jóvenes, de ámbito nacional, y este año asume el reto de organizar un encuentro con participación de jóvenes feministas de todo el mundo.

Comienzas hablando de la falta de relevo generacional, algo necesario en cualquier movimiento social, no solo el Feminismo. ¿A qué se deben tantas dificultades?

Creo que en el mundo asociativo nos dedicamos mucho a nuestro proyecto, nuestras actividades y campañas, y no nos ocupamos de proyectarlo a gente que no está en la asociación pero que puede llegar a estar y hacer ese relevo generacional. Nosotras vamos cumpliendo años y esto tiene que seguir.

También es cierto que hasta ahora, en España, por ley a los 30 o 31 años ya una deja de ser joven, mientras que en Europa es a los 35, 36, 37 años la edad permitida para participar en entidades juveniles. Creo que eso nos lo tenemos que plantear, en Extremadura lo queremos revisar y en la federación también. La realidad ha cambiado, la población joven nos emancipamos más tarde, el tiempo de estudio es más largo…

Hay un hecho que ha golpeado sobre relevo generacional que es el fenómeno del 15M. Después de mucho tiempo, una generación de gente joven puso el foco en lo social y tomó las plazas. ¿Estáis participando en los grupos de feminismo? ¿Cómo veis ese movimiento?

Personalmente no participo, entre otras cosas porque en la población en la que vivo no hay ninguna asamblea del 15M. Pero hay compañeras que sí están participando en las asambleas, que además han tenido que hacer pedagogía del Feminismo, explicar que no es lo opuesto al machismo, que perseguimos la igualdad. Todos nos hemos socializado en un sistema patriarcal y hay gente que aun defendiendo la igualdad, no conoce el lenguaje, no sabe el verdadero significado del Feminismo. Y desde ahí se deriva en errores e incluso descalificaciones. He visto en pegatinas y en la red que algunos grupos nos llaman “feminazis”. Mucha gente entiende la lucha por la igualdad pero no se ahonda en la raíz, en las causas de esa desigualdad y en ese patriarcado que nos encorseta, no solo a las mujeres, aunque desde mi punto de vista nos llevamos la peor parte, sino también a los chicos.

Proyectos

¿En qué estáis centradas ahora? Háblanos de los proyectos para el 2012.


Estamos haciendo unos talleres de sexualidad que vamos a impartir en cuatro ciudades de España, son cursos de formación de formadoras, desde el enfoque de los placeres. Siempre se enseña la sexualidad desde el punto de vista de métodos anticonceptivos, enfermedades, etc., pero hay que incluir otros aspectos, tienes que saber que tienes un cuerpo entero, hay que tratar del tema de conductas, aspectos como la relajación…

También estamos con la campaña de “No seas presa de la talla”, con respecto a los trastornos de conducta alimentaria.

Y el proyecto más ambicioso es la escuela de feminismo que siempre hacemos en junio. Este año la queremos hacer en Málaga, el primer fin de semana de mayo, y va a centrarse en los feminismos trasnacionales. Lo que podamos sacar de allí, puede ser la hoja de ruta para varios años. Queremos abrirnos a ver qué trabajan otras mujeres jóvenes de otros países.

¿Qué es lo común, además de la edad y el sexo, de las chicas que participan en ‘Mujeres Jóvenes’?

Quien participa en ‘Mujeres Jóvenes’ lleva el Feminismo dentro. Siempre se reveló y se revela a que tu madre –porque lo sigue diciendo tu madre- te diga a ti, la hija, que hay que poner la mesa, mientras ves como tu padre y tu hermano no lo hacen, por poner un ejemplo. Creo que todas las mujeres tenemos la necesidad de despertar y de libertad.

Violencia de género

¿Qué percepción tenéis vosotras de la violencia de género en las generaciones más jóvenes? ¿Es cierto que ha aumentado?


Creo que se dan las dos direcciones, los dos extremos. Chicas que no se dan cuenta de que están siendo sometidas y que reproducen conductas machistas. Y chicas que se están empoderando, que están viendo lo que pasa, que luchan y que son muy reivindicativas. Pero la generalidad son las chicas que están siendo sometidas y maltratadas. Y me preocupa que muchas de ellas vean “normales” conductas absolutamente machistas.

Cuesta mucho hacer entender la teoría feminista, de forma simplificada. Nos dicen que somos un poco radicales. Radical es que en 27 días hayan muerto 6 mujeres por violencia machista. Y luego te encuentras con la administración que, a veces, lejos de facilitar, contribuye a que se sostengan determinadas conductas. He llegado a escuchar por parte de una concejala, de ‘Familia y Mujer’- curioso el nombre- que el problema de la violencia de género tenía que ver con el aumento de la inmigración. ¿Cómo le explicas a esa persona, que es un poder público, lo que es la violencia de verdad, desde la misma esencia de esta sociedad y de esta cultura?

¿Participan mujeres de otras culturas en la Federación?

Sí, cada vez más. Nuestra vicepresidenta es venezolana, por ejemplo. La esencia y la raíz de la discriminación y de la violencia es la misma y no es de ahora. El matriarcado en nuestra historia, de manera significativa, se ha dado dos o tres veces. El patriarcado es el sistema, es la hegemonía, no es solo de las inmigrantes. El sustrato es común y permanece.

¿Cómo ves la situación actual en cuanto a los derechos de las mujeres y los avances en igualdad?

Lo veo mal, con preocupación, me parece increíble. Vamos para atrás corriendo a toda prisa. El retroceso con el anuncio de modificación de la ley del aborto, la crisis, que afecta en mayor medida a las mujeres, muchas cosas. Creo que tenemos que levantar la voz, luchar hacia afuera, uniéndonos, avanzando, buscando también la incidencia política.

Cuando dices hacia fuera, ¿a qué te refieres?

Me refiero a dejar de mirarnos el ombligo y mirar lo que está pasando en el mundo. Lo que pasa fuera de nuestras asociaciones, fuera de nuestras casas, fuera de nuestras luchas internas. Tenemos que mirar cómo viven todas las mujeres aquí y en el resto del mundo. Yo me siento una afortunada, tengo claras algunas ideas básicas y soy consciente de lo que no quiero. Pero hay mujeres que no lo son, sobre las que se sigue ejerciendo violencia y discriminación, y creo que tenemos que alzar la voz y defenderlas.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso