miércoles, diciembre 01, 2010

Políticas feministas para transformar la sociedad...

ACSUR-Las Segovias y Hegoa presentan una agenda política feminista que ha sido consensuada por ONG, movimientos de mujeres y feministas españoles y latinoamericanos destinada a que los gobiernos pongan en marcha las medidas prácticas que plantean.
Por: Patricia Simón
“Reconocer el estatus de las mujeres como actoras económicas y sujetas activas de pactos políticos y ciudadanos, identificando la violencia contra las mujeres como expresión de dominación, poder y control de los hombres y repensando una ciudadanía que incluya a las mujeres como sujetos de derechos”.

Este enunciado es uno de los objetivos del documento “Reivindicaciones feministas para una ciudadanía transformadora (pdf)”. Durante cuatro años, las prestigiosas organizaciones ACSUR – Las Segovias y Hegoa, el Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional de la Universidad del Páis Vasco, han estado trabajando conjuntamente para elaborar una agenda política feminista para que los responsables políticos “incorporen las necesidades e intereses estratégicos de las mujeres, tanto en el ámbito público como privado, y se garanticen la eliminación de las desigualdades históricas y las injusticias estructurales que sufren por el mero hecho de haber nacido mujeres”. Esta agenda ha sido trabajada y consensuada con ONGD, colectivo de mujeres y feministas del Sur y del Norte y es el resultado final de un Encuentro que se celebró en mayo en Bilbao en el que participaron unas 200 mujeres de España y Latinoamérica.



En la presentación del documento, María Naredo, jurista feminista y experta en derechos humanos de las mujeres, ha apuntado que las revindicaciones de este documento “lejos de quedarse en aportaciones superficiales, proponen líneas de acción feminista para una transformación política y social real hacia sociedades más justas y equitativas en términos de género”. El 14 de diciembre, las dos ONG presentarán estas reivindicaciones a las comisiones de Igualdad, de Cooperación y de Trabajo-Migración del Congreso de los Diputados.

La agenda está dividida en tres ámbitos complementarios para la incorporación plena de la perspectiva de género al sistema.

Derechos Económicos de las Mujeres

Entre otros aspectos, el documento exige “explorar modelos socio-económicos alternativos que busquen como objetivo garantizar una vida digna” así como replantearse algunos términos como “la limitada noción de trabajo utilizada como sinónimo de empleo, así como la restrictiva visión del cuidado desde una concepción frecuentemente extraeconómica (…) Exigimos colocar la cuestión de los cuidados en el centro del sistema social como elemento estructural y fundamental del mismo”. Y añaden, entre otros aspectos:

* “Exigimos que los derechos individuales de las personas no estén vinculados al empleo. Asimismo, exigimos a las administraciones públicas el reconocimiento y la garantía en el cumplimiento de sus obligaciones respecto a los derechos económicos de las mujeres, que tienen que ver con el mantenimiento y la ampliación de las coberturas sociales“.
* “Exigimos que se garantice el acceso y control por parte de las mujeres al agua, la tierra, las semillas, etc., así como el derecho a tomar decisiones sobre su planificación y gestión. Exigimos el reconocimiento de las mujeres como productoras de alimentos y su imprescindible contribución a la propuesta de soberanía alimentaria, económica, financiera y energética de los pueblos”.
Mujeres en situaciones de conflictos

El documento recoge una demanda histórica de los movimientos de mujeres y feministas, “un análisis feminista sobre las guerras, los conflictos, sus causas y consecuencias, garantizando el ejercicio del poder, los medios y los espacios para la acción política de las mujeres”. Otro de los puntos está dedicado a uno de los más graves problemas que se perpetúan tras la guerra, la ausencia de las mujeres en la construcción de la paz, que no sólo deja fuera a la mitad de la población en las negociaciones y soluciones acordadas sino ue suele derivar en un olvido de las víctimas, que suelen ser especialmente los menores y las mujeres. “La reparación” de éstas aparece como una prioridad en la agenda. Y añaden un punto interesante que a menudo llega al gobierno español a través de los movimientos sociales pero que no suele ser de conocimiento público generalizado:

* “Exigimos el reconocimiento de conflictos existentes e invisibilizados, como por ejemplo Colombia, Guatemala, Honduras, y otros muchos, así como la asunción de las responsabilidades de los gobiernos en los desplazamientos producidos por empresas del Estado español, que afecta a las mujeres de forma mucho más violenta“.

Incidencia política y participación ciudadana de las mujeres

“Exigimos el replanteamiento del concepto de ciudadanía desde la perspectiva de género y feminista” que dé lugar a “una ciudadanía plena y universal que implica la autonomía de las mujeres y, por tanto, que sus derechos no estén vinculados a formas específicas de convivencia, estado civil, situación laboral, sexualidad o procedencia”.
Para ello, los actores implicados en esta publicación consideran que es fundamenta:

* “la transformación del concepto de desarrollo, que en su actual identificación con el desarrollismo productivista está haciendo insostenible la vida de las personas y del planeta, con un especial impacto sobre la vida de las mujeres por los roles tradicionalmente le han sido asignados”.

* “la garantía efectiva del derecho a una vida libre de todo tipo de violencias para las mujeres, tanto en el ámbito privado como en el ámbito público, como condición sine qua non para acceder al ejercicio de los derechos económicos, sociales, culturales, sexuales y reproductivos.

* “El derecho efectivo de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, desde un enfoque crítico con el heterosexismo y la heteronormatividad. Denunciamos las políticas gubernamentales y las doctrinas religiosas que pretenden controlar el cuerpo de las mujeres, y exigimos la laicidad de los estados”.

El documento se completa con experiencias reales puestas en práctica por organizaciones de mujeres de España y Latinoamérica que han tenido un impacto real en la mejora de las condiciones de vida de las mujeres de su entorno.


No hay comentarios:

Género con Clase Impreso