viernes, junio 24, 2016

Género Con Clase participó en la 46° Asamblea General de la Organización de Estados Americanos – OEA, realizada en Santo Domingo, República Dominicana

 
Del 12 al 15 de Junio se llevó a cabo en Santo Domingo, República Dominicana la 46° Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, en la cual la Fundación Género con Clase participó como parte de la Sociedad Civil, como invitada. En la actividad dejamos sentada nuestra postura de denuncia a las pretensiones injerencias de intervenir nuestro país, en los siguientes términos:


Sr. Secretario General Adjunto Embajador Néstor Méndez, Organizaciones de la Sociedad Civil y Movimientos Sociales de nuestra América.

Presente.-

Un saludo especial al Pueblo y al Gobierno de República Dominicana, cuna de las Mariposas: Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, símbolo de la lucha de las mujeres, a quienes dedicamos nuestra intervención en este debate histórico y determinante para el futuro de la democracia en nuestro Continente.

En nombre de las mujeres venezolanas, levantamos la voz en esta asamblea para expresar la enorme preocupación que tenemos por la amenaza contra la institucionalidad democrática que representa la moción que se pretende imponer contra la soberana República Bolivariana de Venezuela.

Consideramos una alarma para los movimientos de mujeres de Venezuela y de nuestra región, que la Carta de la OEA, esté siendo vulnerada por el Secretario General al extralimitar sus funciones dadas por la Carta Fundacional frente a la soberanía de un Estado miembro, afectando incluso la propia institucionalidad de esta organización hemisférica.

Las mujeres venezolanas hemos sido reconocidas en los últimos 17 años como nunca antes, y hoy somos sujetas plenas de derecho, con una Constitución pionera en materia de Derechos Humanos, que abrió un abanico de avances jurídicos e institucionales para garantizarnos una vida libre de violencia.

En nuestro país en estos 17 años y particularmente en los últimos 3, hemos sufrido una fuerte desestabilización económica, política, y mediática por parte de la oposición antidemocrática, sin embargo reconocemos como movimiento femenino, la política de Estado orientada a fortalecer los mecanismos de participación y protagonismo del Pueblo, que en el caso de las mujeres incorpora a más de 600 organizaciones sociales.

Lamentablemente, las mujeres somos las principales víctimas de la violencia que la oposición misógina ha venido generando para derrocar al Presidente Constitucional Nicolás Maduro: mujeres asesinadas en las guarimbas, esposas y madres de las víctimas fatales sufren el dolor de esas pérdidas, acaparamiento de productos de primera necesidad así como insumos que afectan fundamentalmente a las madres. Es una guerra multi-agencial donde las mujeres estamos siendo utilizadas como arma política para desestabilizar la democracia venezolana, que es desestabilizar la paz en la región.

Estamos alarmadas porque violar la soberanía de nuestro país es retroceder nuestras conquistas como pueblo-mujer.

Alertamos al mundo sobre el proceso de institucionalización de la discriminación hacia las mujeres que tiene su máxima expresión en la Asamblea Nacional, específicamente en su presidente, Henry Ramos Allup, quien ha venido denigrando a las mujeres de manera sistemática. La OEA debe continuar instando a los Estados miembros a promover la igualdad sustantiva y el principio de no discriminación. De manera especial exhortar a la Asamblea Nacional a no continuar criminalizando a las mujeres; promoviendo antivalores como la misogonia y la violencia machista, con expresiones denigrantes contra las máximas representes del poder electoral y judicial.

Para el movimiento de mujeres es fundamental que la OEA retome el espíritu con el cual fue creada, respetando el derecho a la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, para contribuir a que cese la guerra y las pretensiones de vulnerar nuestra democracia.

Para nosotras, el Sr. Luis Almagro, está inhabilitado para invocar la violación a la soberanía de nuestra Patria- Matria. Por lo tanto, solicitamos que estas recomendaciones sean incorporadas al documento que será llevado ante los Cancilleres de los Estados miembros.

La República Bolivariana de Venezuela es un territorio de Paz, y clamamos porque los Cancilleres en esta Asamblea General contribuyan a preservar la Paz en nuestro país, respetando la democracia que como pueblo decidimos darnos al aprobar nuestra Constitución, pues estamos conscientes que en las guerras las principales víctimas somos las mujeres.

Género con Clase Impreso