domingo, febrero 23, 2014

La unidad patriótica y revolucionaria, más que una consigna es una necesidad histórica

Luis R Delgado J

Entonces, ¿cuál es nuestra respuesta? Unidad, unidad y más unidad. ¡Esa debe ser nuestra divisa! Mi amada Fuerza Aérea, mi amada Guardia Nacional, mí amada Milicia. ¡La unidad, la unidad, la unidad!
El Partido Socialista Unido de Venezuela, los partidos aliados, el Gran Polo Patriótico, las corrientes populares revolucionarias, las corrientes nacionalistas. ¡Unidad, unidad, unidad! ¡Unidad!...

Hugo Chávez Frías, 08/12/2012

Estamos viviendo una coyuntura política dinámica y conflictiva, la lucha de clases se ha agudizado en nuestro país, lo cual se expresa en la llamada guerra económica-psicológica y las más recientes expresiones de violencia foquista, ambos procesos articulados en una estrategia insurreccional. 

El imperialismo y la oligarquía parasitaria local no cesan en su empeño por derrocar al Gobierno Bolivariano. Aun cuando han sido derrotados en diversos escenarios, las fuerzas más reaccionarias no aceptan la construcción de un nuevo orden, y es comprensible, no aceptan renunciar a los privilegios que secularmente han disfrutado.

Los dominantes a nivel planetario, pretenden saldar la enorme crisis que hoy sufre el capitalismo a costa del sacrificio de los pueblos trabajadores, de los pueblos oprimidos. El poder estadounidense, ve en Venezuela una fuente segura de hidrocarburos, de minerales, de agua dulce y otros recursos naturales susceptibles de ser mercantilizados y explotados en función de acrecentar la acumulación de capitales. Para el imperialismo somos un mercado cautivo, somos millones de personas a los cuales hay que explotar eficazmente su fuerza de trabajo.

Por esta razón, y aprovechando la difícil coyuntura que viene sufriendo el país a partir del lamentable fallecimiento del Comandante Chávez, el imperialismo con sus lacayos internos se han lanzado con ferocidad a retomar el poder político del país, y para ello vienen combinando todas las formas de lucha. Guerra económica y psicológica, guarimbas violentas y cerco mediático internacional, son las principales acciones que se vienen desarrollando para justificar una intervención extranjera contra la Patria.

Frente a esto, el Gobierno ha contenido todas estas acciones respetando el marco jurídico y los Derechos Humanos, se le ha dado continuidad a las políticas sociales y se han tomado medidas para ir estabilizando progresivamente la situación económica. Esto ha permitido entre otras cosas, derrotar a la oposición en dos procesos electorales. Sin embargo, la conspiración contra la Revolución Bolivariana prosigue.

Es por ello que hoy la más amplia y disciplinada unidad patriótica y revolucionaria es absolutamente necesaria. No es momento de sectarismos, no es momento de debates subalternos, hoy está en riesgo la patria de Bolívar y Chávez, hoy está en riesgo la construcción socialista, y frente a esto debemos cerrar filas todo el bloque histórico que ha sostenido este proceso revolucionario durante estos últimos 15 años.

Todas y todos debemos apoyar de forma irrestricta al Gobierno Bolivariano, al Presidente Nicolás Maduro Moros. Todas y todos debemos aportar a la construcción del Poder Popular en todas las trincheras que estemos. Todas y todos con nuestra práctica debemos apuntalar una nueva conciencia, un nuevo sentido común que haga irreversible el proceso de construcción del socialismo y la independencia patria. 

No debemos olvidar estas palabras premonitorias del Comandante Chávez durante su última alocución al pueblo venezolano:

No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para, bueno, mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades -del tamaño que fueren- la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso