jueves, enero 31, 2013

Dos décadas de liderazgo de las mujeres indígenas en América Latina

Por Gabriela De Cicco / Fuente: AWID
Las mujeres indígenas tienen y siguen desempeñando un papel clave de liderazgo en sus comunidades, así como en los espacios internacionales. AWID habló con Otilia Lux de Coti, Director Ejecutivo del Foro de Mujeres Indígenas (FIMI) acerca de cómo el liderazgo de la mujer indígena ha evolucionado en las últimas décadas.

En los años 80, varias mujeres indígenas como Nina Pacari Vega y Chancoso Blanca (Ecuador), Rigoberta Menchú y Rosalina Tuyuc (Guatemala), y Tarcila Rivera Zea (1) (Perú), dirigió el movimiento que se estaba convirtiendo en parte del 1992 conmemoración de los 500 años de la llegada de Colón al continente americano. El aniversario de 500 años fue el factor unificador de los pueblos indígenas que llevaron a reflexionar y actuar. También muchos sectores como los sindicatos, los partidos de izquierda, mujeres y jóvenes se unieron al movimiento indígena en la toma de declaraciones y la movilización de Rigoberta Menchú en recibir el Premio Nobel de la Paz en 1992.

En 1991 una segunda reunión de la campaña 500 Años de Resistencia Indígena y Popular se llevó a cabo en Guatemala, y que incluía el movimiento emergente de los afro-descendientes. Las reuniones de México y Ecuador Indígenas y cumbres siguieron el ejemplo. Según Lux de Coti, estas mujeres han participado en todos estos espacios y se inicia en un camino muy interesante, mientras que a nivel de las Naciones Unidas comenzaron a promover y organizar actividades para las IV Conferencia de la Mujer en Beijing.



AWID: ¿Qué factores han contribuido al empoderamiento de las mujeres indígenas para que pudieran llegar a ser líderes?
Otilia Lux de Coti (OLC): Hubo varios elementos que contribuyeron a su liderazgo. En los años 80 la guerra fría le pide a las mujeres a participar y movilizar a las organizaciones campesinas e indígenas. En el caso de Rigoberta y otras mujeres líderes, que habían sido activistas de izquierda. Este tipo de trabajo político hace que las mujeres empoderarse y convertirse en líderes importantes.
Diferentes instituciones se dedicaron a crear promotores sociales, ofreciendo actividades para el crecimiento económico, así como para la participación política. A través del brazo social de la Iglesia Católica había varios programas que promueven la participación de las mujeres. Los partidos políticos de carácter social cristiano (así era como se llamaban) también promovió un montón de participación de la juventud, llamando a la gente a participar para ayudar a las comunidades desde una perspectiva comunitaria. Por ejemplo, en Guatemala hemos tenido mujeres líderes en las comunidades, pero entre 1981 y 1983, la guerra prácticamente congeló el liderazgo. Algunos de los que fueron líderes potenciales tomaron caminos que los llevaron lejos de sus comunidades, mientras que otros no pudieron salir y se convirtieron en víctimas de esa situación. Sin embargo, cuestionó la situación y ha desarrollado un activismo político que estaba "bajo tierra", como lo hacíamos bajo la etiqueta de "mujeres que se desplazan hacia el desarrollo". Incluso cuando está rodeado por las fuerzas militares que tratan de controlarnos, hablamos de desarrollo, las cuestiones económicas en torno a la producción y la participación. Sin embargo, nuestro propósito fue reunir otra vez para poder seguir avanzando con el movimiento que había comenzado años antes y que fue restringido por la guerra.
Otro factor importante para las mujeres, como punto de partida en su liderazgo, es tener un modelo a seguir en la familia, sino que podría ser la madre o abuela, que contribuye a la formación del carácter del líder de la mujer. La educación también es importante y si la mujer es capaz de ir a la escuela, algunas escuelas promover y proporcionar oportunidades para que los estudiantes se organicen en virtud de regímenes de gobierno autónomo, niñas, adolescentes y capacitación de la mujer para mantener el espíritu de participación viva. Este es el punto de partida para la participación política. Más adelante hay escuelas de formación política como la que se Foro Internacional de Mujeres Indígenas (FIMI) tiene, que ofrece programas de certificación que fomentar el liderazgo.
Varias mujeres jóvenes están siendo entrenados en el liderazgo político y en FIMI hemos visto veinte mujeres indígenas a desarrollar sus habilidades y ahora están calificados en las estadísticas, lo cual es muy importante para la incidencia en el censo nacional o para crear instituciones que sean capaces de desglosar los datos por ejemplo.

AWID: ¿Cómo las mujeres indígenas construyeron su liderazgo en sus comunidades?
OLC: Hay muchas maneras diferentes para las mujeres para hacer valer su liderazgo. Una forma, es por ser la autoridad de una organización, por ejemplo, los alcaldes indígenas, a pesar de que en algunos casos no son reconocidos por el Estado. En el institucionalismo maya, cuando una mujer es elegida, es porque ella ha demostrado que era capaz, y también porque ha servido y ayudado a la comunidad y siempre está activa. Hay mujeres que se someten los proyectos comunitarios a los órganos del Estado, la defensa de ellos y haciendo eventos políticos junto con otras mujeres de la comunidad.
Otro tipo de liderazgo se produce en el campo de la salud con mujeres que han sido entrenados para convertirse en sanadores indígenas, así como parteras. Otro es el de las mujeres productoras, ya que el empoderamiento económico es importante destacar, por lo que las mujeres tienen la oportunidad de aumentar la producción, como en el caso de producción de hortalizas y flores. Esto se puede ver en los mercados ecuatorianos y bolivianos donde muchas mujeres líderes práctica " buen vivir ", algo que han aprendido en sus familias desde que eran niños.

AWID: ¿Qué obstáculos enfrentan las mujeres indígenas a participar en los espacios de decisión?
Oficina del Asesor Jurídico: La violencia, el patriarcado y el racismo son los principales obstáculos. Ese machismo que ver, por ejemplo, en casi todos los hombres que participan en los partidos políticos, que no permiten a las mujeres a entrar en esos espacios en los que puedan ser elegidos. Además de eso, la participación de los bloques políticos del sistema político de las mujeres, necesitamos una ley electoral que incluye las cuotas y la reforma de los partidos políticos. Pero en el caso de las poblaciones indígenas, esto es muy duro. En los países con una mayoría indígena que piden la paridad y la igualdad real de lo que es un indígena y un mestizo mujer y un mestizo hombre e indígenas.
La violencia y las amenazas de detener a muchas mujeres de proselitismo político. Esto les impide hacer muchas cosas para su propio desarrollo y la falta de financiación también limita la participación de las mujeres.

AWID: ¿Cómo se trata el liderazgo entendido y vivido a través de las generaciones?
OLC: Nos fijamos en las mujeres jóvenes con mucha admiración y mujeres jóvenes nos ven como sus ancestros femeninos. Nos ven como modelos a seguir y los profesores. Ellos han sido testigos de que participamos en las Naciones Unidas (ONU), llegando a ser ministros y miembros del parlamento y quieren lo mismo, y nos preguntan cómo pueden hacer esto. Respondemos diciendo que en primer lugar, tienen que participar en organizaciones de mujeres y de la gente ya que es donde se corta sus dientes políticos y donde se aprende a comunicarse, cómo participar en la comunidad, cómo hacer promoción, cómo negociar. Mujeres jóvenes ven un gran puente entre ellos y nosotros. Nuestro objetivo como las mujeres adultas es hacer el trabajo intergeneracional con mujeres jóvenes.

AWID: ¿Es correcto decir que las mujeres jóvenes llevar a cabo un nuevo tipo de liderazgo?
OLC: Sí, las mujeres de hoy pueden afirmar su liderazgo con más libertad, no tienen las enormes restricciones que tuvimos durante la Guerra Fría. Creo que el liderazgo de las mujeres jóvenes de hoy en día es uno con grandes oportunidades y algunas organizaciones están haciendo más fácil para ellos para acceder a la formación y la educación. Cada año vemos muchas mujeres jóvenes que asistieron al Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas y los Derechos Humanos de Ginebra Fora. En Honduras y Nicaragua, las mujeres jóvenes se han unido para crear sus propias organizaciones y trabajan en temas como la violencia contra las mujeres, la salud sexual y reproductiva, participación política, el papel de los jóvenes, la gobernanza, de mujeres y de derechos de los pueblos indígenas. En Río +20 , vimos mujeres jóvenes que trabajan duro y afirmar su liderazgo, nos dan esperanza y debemos continuar para apoyarlos.
Traductor: Alejandra Sardá-Chandiramani
NOTAS:
1) Tarcila Rivera Zea, fue elegido como consultor de ONU Mujeres 05 2012

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso