martes, febrero 14, 2012

LA ARAÑA FEMINISTA/ Calladita me veo más bonita

ANA CRISTINA CHÁVEZ - PERIODISTA / DOCENTE DEL IUTAG /CCS
“Los zapaticos me aprietan, las medias me dan calor y el beso que me dio mi madre, lo llevo en el corazón”. No, este no fue el poema que recité en un acto del preescolar, tampoco fue el texto que escribí en una tarjeta que le obsequié a mi mamá en su día. Nada de eso.

Esta mil veces repetida décima infantil, de ahora en adelante se convertirá en mi lema de vida. Cual muñequita de porcelana china –o wayúu, que va mejor con mi fenotipo– vestida de seda color rosa, con moñitos en la cabeza para permanecer como adorno de vitrina: absolutamente enmudecida, bien comportada, como niña de buena familia.

Y es que en pleno siglo XXI, para ser calificada como una mujer agradable, dulce y tierna debemos callar nuestras opiniones, sonreír y sólo preocuparnos de no despeinarnos, ni perder la compostura. “Dejar hacer, dejar pasar”. Ser falsas, pues.


No importa si nos enfundamos con el traje que más nos convenga de acuerdo al momento, ni mucho menos que hablemos “pa’lante y pa’tras”. Lo que vale es que en cada escenario actuemos de modo aceptable como los otros quieren.

¿Se imaginan a una Josefa Camejo convertida en monja o a una Manuelita Sáenz bordando en su casa al lado de un marido aburrido al que no amaba, mientras se moría de pasión por Bolívar, sólo porque mujeres con sus características y fortaleza no eran bien vistas en la sociedad? ¿Qué valores imperan actualmente en estos microcosmos en los que se han convertido las ciudades pequeñas que no han superado el pensamiento colonial, ya que continúan alimentándose del chisme mientras cuidan las apariencias y el que dirán?

Ante esto, al parecer debemos rizar nuestras pestañas, teñir de rubio nuestros bucles y sonreír, recordando siempre que “calladita me veo más bonita”, pues si digo mi verdad voy a ser rechazada como “conflictiva” (y que conste que haber estudiado en colegios católicos privados me enseñó a tener buenos modales en la mesa, a no decir malas palabras en público y a rezar el Ángelus puntualmente a las doce del mediodía)

Bueno, en realidad me importa un bledo lo que crean los demás, que me coloquen implantes corporales, que hablen de mis preferencias sexuales o que me monten barrigas, porque no tienen nada más que hacer o en que pensar, ¡qué vidas tan lamentables las de ellos! Soy quien soy y como soy, si me despeino o se me corre el maquillaje ese es mi problema, porque no dejaré que me griten ¿Por qué no te callas?… ¡Callate vos!

INVITACIÓN

Por una nueva Ley del Trabajo Socialista y Feminista, con visión de clase, género y etnia. Celarg – Martes 15 – 10 am – Reflexiones y debates de la Articulación de Mujeres por la nueva Ley del Trabajo.

_____________

La Araña Feminista teje la red de colectivos de mujeres socialistas de Venezuela. Este es un espacio reflexivo e informativo sobre nuestras luchas y conquistas. La unión de nuestras voces construye el socialismo feminista.

http://encuentrofeminista.weebly.com

webfeminista@gmail.com

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso