lunes, enero 09, 2012

"Norma", la combatiente clandestina

Fuente: Revista Mujeres
Nació en Media Luna, el 9 de Mayo de 1920, en su hogar recibió las más elevadas ideas de justicia y dignidad humana.

Unas de las primeras en apoyar la revolución encabezada por Fidel Castro, fue fundadora y dirigente del Movimiento 26 de Julio en el territorio sur de la antigua provincia de Oriente.

Con increíble audacia revolucionaria, que rayaba en lo temerario, aprobechando el conocimiento de la zona, el prestigio suyo y de su familia, y la simpatía personal que siempre irradió, Celia -bajo el seudónimo de "Aly", primero, y "Norma", después- ejecutó un formidable trabajo de organización.

En coordinación con Frank País, que fue su jefe en aquella etapa, cumplió con absoluto rigor las instrucciones de crear una base de apoyo en la zona prevista para el desembarco del Granma.

Preparó los núcleos de combatientes de la zona y dirigió la integración de estos, el acopio de armas y la designación de los principales jefes.

Previó el corte de las comunicaciones, el chequeo de los cuarteles y de las fragatas, y llegó incluso a obtener información directa sobre todos los detalles relacionados con la Marina de Guerra de la tiranía en la provincia oriental.

Su aplomo, inteligencia y optimismo revolucionario se manifestaron con fuerza durante las horas de confusión que siguieron al 30 de Noviembre de 1956, cuando la persecución desatada por la tiranía contra muchos militares del movimiento en la zona de Manzanillo.


Ante la incertidumbre de que el desembarco se hubiese efectuado en otra región, decide preservar la organización y dispone que los compañeros que no estaban perseguidos se les asegurara un buen refugio clandestino.

Después del desembarco, comenzó a preparar el suministro de armas, víveres, medicinas, etc., al grupo encabezado por Fidel. "Norma", la combatiente clandestina, continuó algún tiempo más en la zona manzanillera.

Junto a Frank País, organizó y dirigió la incorporación de los primeros refuerzos que enviaron a la Sierra Maestra; viabilizó el traslado de compañeros que bajaban de las montañas a cumplir determinadas misiones; aseguró la llegada al territorio rebelde de periodistas extranjeros y compañeros del movimiento.

El 19 de Marzo de 1957, se incorporó al Ejército Rebelde. Es la primera mujer que integra sus filas, entonces muy reducidas. Luego se convertiría, junto a Fidel, en una de las impuldoras de la creación del pelotón femenino "Mariana Grajales".

El 28 de Mayo de 1957, el día en que el Ejército Rebelde conquistó -al decir del Che- su mayoría de edad, el fusil de Celia es uno de los que dispara contra el cuartel del Uvero. Luego participaría en otras acciones.

Junto a Fidel, como miembro de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio, estuvo en las más importantes decisiones tomadas durante la guerra. Al lado del Jefe de la Revolución estuvo también en los momentos cruciales del triunfo popular. Con él entró en Santiago de Cuba el 1ro de Enero de 1959.

En las funciones que desempeñó en el estado revolucionario, al igual que como miembro del Comité Central del Partido y Diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, Celia trabajó con ahínco y eficacia. Su huella creadora, su exquisita sensibilidad humana, puede encontrarse hoy en muchas obras de la Revolución de la que fue promotora.

Su muerte se produjo el 11 de Enero de 1980. Celia es, como señaló el compañero Armando Hart en la despedida de duelo, "la más hermosa y autóctona flor de la Revolución", "la fibra más íntima y querida de la Revolución Cubana".

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso