martes, diciembre 13, 2011

Metalúrgicas vascas son objeto de discriminación de género

Por Evelio Tellería Alfaro / Fuente: Trabajadores
La práctica discriminatoria dentro del sector del metal no es una excepción, sino un caso más de una segregación fuertemente arraigada y generalizada en todos los ámbitos de la sociedad, expresó en entrevista para Trabajadores Arantza Ibargoien, sindicalista vasca.

En una pormenorizada descripción acerca de la situación que hoy afrontan las trabajadoras de esa región española, puntualizó que las mayores tasas de paros, salarios más bajos, segregación, acoso sexual y exclusión, son elementos característicos de un contexto en el que “no existen las mismas oportunidades a la hora de acceder a un empleo ni de promocionarnos en el mismo”.

“Desde que se accede a la fábrica, existe una segregación de puestos de trabajo: unos son ocupados solamente por mujeres y otros por hombres a los que la mujer tiene limitado el acceso”, comentó.

Aunque la discriminación hacia las féminas involucra a todos los sectores y ámbitos, “en el sector industrial vasco solo el 18,8% de las personas que laboran en la metalurgia son mujeres, mientras que el porcentaje de hombres es del 81,2”, informó.



Un trabajador de esa esfera cobra un 27% más que una trabajadora del mismo sector. Además de eso, “las mujeres ocupan los puestos de categorías más bajas y la promoción o el ascenso de categoría para nosotras se convierte en algo casi imposible”, expresó.

Con referencia a la representación sindical “se puede decir que la participación femenina es bastante escasa con el 8,3% en el sector”.

Otro tópico al cual se refirió la sindicalista vasca fue el relacionado con la prevención del acoso sexual.

Considera necesario “introducir en los pactos de las empresas una cláusula para luchar contra el acoso sexual que defina los límites de la infracción y los procedimientos de denuncia”.

“Cualquier mujer puede ser acosada sexualmente en el entorno laboral como consecuencia de la desigualdad”, acotó y al respecto agregó que, en su opinión, la inestabilidad laboral y la alta tasa de desempleo entre ellas, son algunos factores que favorecen el acoso sexual.

Para hacer frente a la discriminación que sufren las mujeres concretamente en la industria, LAB trabaja hoy “por la igualdad de oportunidades tanto en la acción sindical como en la negociación colectiva, así como para crear en las empresas una Comisión de Igualdad haciendo tareas específicas con nuestras secciones sindicales”, subrayó.

“También trabajamos porque se diseñe, establezca y aplique en todo el ámbito de las relaciones laborales un plan estratégico para la igualdad de oportunidades de mujeres y hombres en el País Vasco”.

Patentizó por último que “LAB valora de forma muy positiva la lucha contra la discriminación de las trabajadoras del metal; sus reivindicaciones son las de la inmensa mayoría y sus logros serán un paso más para avanzar en la conquista real de los derechos de todas las mujeres”.


No hay comentarios:

Género con Clase Impreso