lunes, noviembre 21, 2011

16 DÍAS DE ACTIVISMO: Desde la Paz en el Hogar hacia la Paz en el Mundo: ¡Desafiemos al militarismo y terminemos con la violencia contra las mujeres!

16 DÍAS DE ACTIVISMO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO 2011
“De la paz en el hogar, a la paz en el mundo: Desafiemos al militarismo y acabemos con la violencia contra las mujeres”
Fuente: 16dayscwgl.rutgers
En 1999, las Naciones Unidas reconocieron oficialmente el 25 de noviembre como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Esta fecha conmemora la violencia estatal en la República Dominicana en 1960, cuando agentes de la dictadura de Trujillo asesinaron violentamente a tres hermanas: Patricia, Minerva y María Teresa Mirabal. Las hermanas Mirabal fueron activistas políticas, símbolos visibles de la resistencia al régimen de Trujillo. Su asesinato fue uno de los eventos que impulsó el movimiento para poner fin a esa dictadura.

Las fechas 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y 10 diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, pretenden crear un vínculo simbólico entre la violencia contra las mujeres y los derechos humanos y enfatizar que dicha violencia constituye una violación a los derechos humanos. Este periodo de 16 días también pone de relieve otras fechas importantes, el Día internacional de los Defensores y Defensoras de los Derechos de las Mujeres (29 de noviembre), el Día Mundial de Combate al Sida (1º de diciembre), y el aniversario de la Masacre de Montreal, ocurrida el 6 de diciembre de 1989, cuando 14 mujeres estudiantes murieron y 13 quedaron heridas en un ataque antifeminista.

Este año 2011 la Campaña se centra sus objetivos en unir a los movimientos para desafiar el militarismo, que promueven principalmente Estados Unidos y sus aliados de la OTAN y Denunciar el recurso de la violencia sexual, durante y después de los conflictos bélicos. Vinculado a esto, se quiere concientizar a la sociedad sobre la proliferación de armas de fuego y el papel que ejercen en la violencia doméstica, perpetuando una idea de poder y masculinidad.


Con el fin de explorar algunas de las estructuras socia-económicas más profundas que promueven y perpetúan la violencia contra las mujeres, el año pasado el Centro por el Liderazgo Global de las Mujeres (CWGL) lanzó un tema de campaña multianual que entrecruza el militarismo y la violencia contra las mujeres. Aunque se puede definir al militarismo de muchas maneras, para nuestros propósitos definimos el militarismo como una ideología que genera una cultura de miedo y que apoya al uso de la violencia, la agresividad o las intervenciones militares para solucionar disputas y para reforzar intereses económicos y políticos. El militarismo también promueve ciertas formas de masculinidad, que muchas veces traen consecuencias graves a la verdadera seguridad de las mujeres, a los hombres que no están conforme con tales papeles, y a la sociedad entera. Los acontecimientos actuales a nivel mundial - incluyendo las intervenciones militares, los feminicidios, los ataques contra los civiles que participan en los cambios políticos, los conflictos permanentes, etc. – son ejemplos de la forma distintiva en que el militarismo influencia nuestra manera de entender a nuestros vecinos, nuestras familias, la vida pública y otros países.
En el transcurso del último año, el CWGL ha escuchado testimonios sobre las maneras en que este tema es relevante para muchas activistas. Una activista de Mozambique expresó la preocupación de que no se puede alcanzar “la paz sobre la tierra mientras hay guerra en el hogar”. Sus comentarios nos afectaron mucho y esperamos que el tema para este año describa el complejo vinculo entre la paz en el hogar y el mundo y que reconozca las muchas formas en que el militarismo influencia nuestras vidas. Es por eso que para el año 2011, la consigna del tema es:

Desde la Paz en el Hogar hacia la Paz en el Mundo:
¡Desafiemos al militarismo y terminemos con la violencia contra las mujeres!

Sobre la base de la información que hemos recibido de las participantes de la campaña del 2010, la Campaña de los16 Días de este año, va a investigar más profundamente los cinco temas que fueron señalados como prioritarios por las activistas que trabajan en torno las intersecciones entre la violencia contra las mujeres y el militarismo:
1. Uniendo a los movimientos de mujeres, la paz y los derechos humanos con el fin de desafiar al militarismo: Por muchas décadas, los derechos humanos de las mujeres y de la paz han promovido el uso de las estrategias pacíficas para terminar con los conflictos y la violencia y para alcanzar los derechos de las mujeres. Tales movimientos desafían las estructuras económico-sociales que permiten la continuación de la violencia y la discriminación. Aunque podemos tener distintas propuestas para lograr un mundo más justo, el activismo en todas estás áreas está definitivamente vinculado al desafío al militarismo y la promoción de una alternativa feminista. La sociedad civil juega un papel importante en la búsqueda de interpretaciones más amplias con respecto a la seguridad—interpretaciones que enfatizan la paz y el cumplimiento de los derechos humanos como formas de lograr la seguridad auténtica para todas y todos. Hay muchas herramientas y mecanismos a nivel internacional que nos pueden ayudar a pedir cuentas por parte de nuestros gobiernos con respecto a la protección y el respeto a los derechos (p.ej., la Plataforma de Acción de Beijing, la CEDAW, el Derecho Humanitario Internacional, el Consejo de los Derechos Humanos, las Resoluciones del Consejo de Seguridad 1325, 1820, 1888, 1889, 1960 sobre las Mujeres, la Paz y la Seguridad, entre otras.) Estas propuestas y herramientas son puntos de partida mediante los cuales los movimientos sociales pueden retomar la seguridad como un tema de los derechos humanos en vez de un tema militar.

2. La proliferación de las armas cortas y su papel en la violencia doméstica: La violencia doméstica está presente en cada país del mundo. La violencia se vuelve aún más peligrosa cuando hay armas de fuego en la casa, porque se las pueden usar para amenazar, herir o matar a mujeres, niñas y niños. Según la Red de Mujeres de la Red Internacional de Acción sobre Armas Cortas (IANSA), las mujeres son tres veces más vulnerables a la muerte por violencia cuando hay un arma de fuego en la casa. Además, las armas cortas son una de las causas mayores de muerte de los civiles en los conflictos modernos. Las armas cortas no solo facilitan la violencia contra las mujeres, sino que debido a su asociación con la masculinidad violenta, perpetúan la violencia en si misma. A pesar del contexto – sea el conflicto o la paz – o la causa inmediata de la violencia, la presencia de las armas siempre tiene el mismo efecto: más armas significa más violencia hacia las mujeres. Por lo tanto, en este año vamos a investigar la venta, el comercio, la proliferación y el uso de las armas cortas.

3. La violencia sexual durante y después de los conflictos: La violación sexual está empleada frecuentemente como una táctica de guerra para generar miedo y humillar a las mujeres y sus comunidades. Se usa la violencia sexual en las situaciones de conflicto y posconflicto para reforzar las jerarquías políticas y de género. Aunque en los años recientes, se ha aumentado la atención a este crimen, la violencia sexual sigue siendo una barrera importante a la seguridad y la reintegración de las mujeres, porque sus efectos son devastadores a nivel físico, psicológico y social.

4. La violencia política contra las mujeres, incluyendo la violencia antes, durante y después de las elecciones: El uso de la violencia para lograr objetivos políticos tiene implicaciones específicas con respecto al género. Desde la violencia electoral que se manifiesta desde la violencia sexual hacia las mujeres, hacia al hostigamiento de la sexualidad de las mujeres que participan en la protesta pública y de las candidatas femeninas, la misoginia abierta en la esfera pública y en los espacios políticos resulta en una violación a los derechos humanos de las mujeres. Aún en los casos en que las mujeres juegan papeles importantes en las revoluciones pacíficas, se pueden encontrar excluídas de los papeles políticos en el nuevo gobierno. Los gobiernos que emplean la fuerza en contra a la población civil de su propio país, suspenden el Estado de Derecho durante un período de “emergencia” o emplean las leyes “anti-terroristas” para reprimir a los movimientos en pro de la democracia o para silenciar a las defensoras de los derechos humanos, también emplean las ideologías militaristas en sus intentos de caracterizar a la violencia como “medidas de seguridad”.

5. La violencia sexual y la violencia con base de género cometida por agentes del Estado, especialmente por parte de la policía y la fuerza armada: Aún en los lugares donde no existe un conflicto reconocido, existe la violencia militarizada en contra a la población civil por parte de equipos uniformados. El militarismo suele promover una forma especial de masculinidad agresiva, y la violencia sexual es una herramienta que se puede emplear para ejercer el poder hacia los demás. Las personas con puestos de autoridad algunas veces creen que pueden cometer delitos con impunidad, y esto es evidente cuando vemos la alta tasa de violencia sexual dentro de las fuerzas armadas, las amenazas por parte de la policía hacia las mujeres que realizan quejas sobre la violencia o un ataque, las violaciones cometidas por las fuerzas de mantenimiento de la paz, y la violencia contra las mujeres que viven o trabajan cerca a las bases militares.

En el transcurso de los próximos años, el CWGL trabajará en apoyar la elaboración de una crítica coordinada, mundial y feminista sobre el militarismo y la violencia perpetuada por el militarismo. La campaña del 2011 nos brinda la oportunidad de reflexionar y participar en conversaciones sobre las posibles acciones por parte del movimiento global de las mujeres, con el fin de desafiar las estructuras que permiten la continuación de la violencia contra las mujeres a todo nivel, desde lo local a lo global. También es un momento oportuno para extendernos a un número mayor de hombres, jóvenes y niños, así como líderes religiosos y tradicionales y otros socios claves con el fin de involucrarlos en el trabajo de construir un mundo más justo y pacífico. Aunque con frecuencia se habla del militarismo en términos de las situaciones de conflicto, con este tema en la Campaña buscamos ampliar nuestro entendimiento de las múltiples maneras en que el militarismo influencia en nuestras
vidas cotidianas. Un aspecto importante de la Campaña de los 16 Días es el de escuchar las historias de mujeres alrededor del mundo y abrazarnos en solidaridad mutua. Pero también enfatizar la importancia de trabajar a nivel local para transformar las mentalidades violentas o militaristas. Al enfocarnos en las maneras en que “la paz en el hogar” se extiende y está relacionada a la “paz en el mundo”, podemos ver las maneras en que los valores de la no violencia pueden influenciar a las actitudes de las/los amigas/amigos, familias, comunidades, gobiernos y otros actores.

Como siempre, el CWGL invita a las activistas a utilizar a la Campaña de los 16 Días para enfocarse en los temas que sean más relevantes en su contexto local. A la vez, esperamos que Ud. puede encontrar formas de conectarse con el tema internacional y trabajar en solidaridad con otras activistas alrededor del mundo. En los meses venideros, el CWGL estará produciendo materiales adicionales de la Campaña, así como hojas informativas para seguir explorando los cinco temas mencionados anteriormente. Esperamos trabajar con Uds. en la elaboración de la campaña del 2011!


http://16dayscwgl.rutgers.edu/2011-campaign/2011-take-action-kit

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso