jueves, octubre 06, 2011

Nuestros cuerpos como terreno de lucha histórico-simbólica

Fuente: Coordinadora Juvenil
La historia del Ecuador esta atravesada por un acumulando de luchas sociales, la estudiantil, la obrera, la campesina, de las mujeres, la barrial, la de los grupos trans y las luchas de género, entre otras, sus reivindicaciones están entorno a la destrucción del sistema capitalista patriarcal en todos sus ámbitos y niveles.

Sin embargo muchas de las reivindicaciones de la lucha feminista y de las mujeres no se han visibilizado como luchas antisistema sino como luchas que ayudan al reacomodo del capital por medio del discurso de la igualdad. Esto se debe al Plan de Acción que el Banco Mundial introdujo en los países del “tercer mundo” para eliminar las desigualdades de género. El problema fundamental con respecto a esto es que por un lado, introduce miles de millones de dólares a nuestros países, pretendiendo que así las desigualdades se eliminen o disminuyan, pero en ningún momento se plantea el cambio profundo de las estructuras capitalistas- patriarcales. Por otro lado tiene una lógica desmovilizadora, es decir pretende que los cambios se los haga desde las esferas de arriba de élite y no desde las bases y las organizaciones sociales.

Desde nuestra posición feminista de izquierda, comprendemos y luchamos por la despenalización social y legal del aborto, entendiéndola como una lucha que no solo destruye la subjetividad capitalista de apropiación del cuerpo; cabe decir para mantener las estructuras de las familias patriarcales que son la bases del sistema ya que ahí se reproducen las relaciones de poder; sino también desde su carácter de clase.


Mientras una mujer que tiene posibilidades económicas, puede pagar un aborto seguro en nuestro mismo país o incluso realizárselo en países donde es legal el aborto, las mujeres que no tiene recursos económicos arriesgan sus vidas a diario, según estadísticas de la OMS 342 mujeres abortan diariamente en el Ecuador.

Es por esto que denunciamos y responsabilizamos a grupos fundamentalistas y a esa sociedad reaccionaria, que no quiere ver que las mujeres ya estamos decidiendo por nuestras vidas, por tanto sus discusiones no están en torno a la salud de las mujeres y como mejorar las condiciones en las que abortamos, estos grupos a demás no luchan por la no despenalización del aborto por puro amor a la moral, sino que existe una red de mafias alrededor de la ilegalidad del aborto, podemos mencionar a lxs miles de doctores que se enriquecen mediante clínicas clandestinas, como un ejemplo.

Estos grupos tienen nombre y apellido, y esconden sus intereses político económico en un discurso moral PRO-VIDA y religioso de amor. Responsabilizamos al estado por todas las muertes de mujeres en el Ecuador a causa de abortos inseguros, repudiamos la moral que nos ha impuesto la culpa como natural y no nos deja liberarnos.

Nosotras luchamos por la vida de las mujeres, por maternidades felices, planificadas y sobre todo no forzadas, por el amor a la libertad fuera de este sistema opresor, por construcciones coincidentes y colectivas de cambio es por esto que esta lucha nos traspasa como mujeres individuales y nos convoca a unirnos, a organizarnos a luchar hasta el final.

El 28 de septiembre es para nosotras un día más que reafirma nuestra lucha constante por las mujeres, nuestras madres, hermanas, primas, vecinas, amigas, novias, esposas…..por nosotras mismas.

La historia del Ecuador esta atravesada por un acumulando de luchas sociales, la estudiantil, la obrera, la campesina, de las mujeres, la barrial, la de los grupos trans y las luchas de género, entre otras, sus reivindicaciones están entorno a la destrucción del sistema capitalista patriarcal en todos sus ámbitos y niveles.

Sin embargo muchas de las reivindicaciones de la lucha feminista y de las mujeres no se han visibilizado como luchas antisistema sino como luchas que ayudan al reacomodo del capital por medio del discurso de la igualdad. Esto se debe al Plan de Acción que el Banco Mundial introdujo en los países del “tercer mundo” para eliminar las desigualdades de género. El problema fundamental con respecto a esto es que por un lado, introduce miles de millones de dólares a nuestros países, pretendiendo que así las desigualdades se eliminen o disminuyan, pero en ningún momento se plantea el cambio profundo de las estructuras capitalistas- patriarcales. Por otro lado tiene una lógica desmovilizadora, es decir pretende que los cambios se los haga desde las esferas de arriba de elite y no desde las bases y las organizaciones sociales.

Desde nuestra posición feminista de izquierda, comprendemos y luchamos por la despenalización social y legal del aborto, entendiéndola como una lucha que no solo destruye la subjetividad capitalista de apropiación del cuerpo; cabe decir para mantener las estructuras de las familias patriarcales que son la bases del sistema ya que ahí se reproducen las relaciones de poder; sino también desde su carácter de clase.

Mientras una mujer que tiene posibilidades económicas, puede pagar un aborto seguro en nuestro mismo país o incluso realizárselo en países donde es legal el aborto, las mujeres que no tiene recursos económicos arriesgan sus vidas a diario, según estadísticas de la OMS 342 mujeres mueren diariamente en el Ecuador.

Es por esto que denunciamos y responsabilizamos a grupos fundamentalistas y a esa sociedad reaccionaria, que no quiere ver que las mujeres ya estamos decidiendo por nuestras vidas, por tanto sus discusiones no están en torno a la salud de las mujeres y como mejorar las condiciones en las que abortamos, estos grupos a demás no luchan por la no despenalización del aborto por puro amor a la moral, sino que existe una red de mafias alrededor de la ilegalidad del aborto, podemos mencionar a lxs miles de doctores que se enriquecen mediante clínicas clandestinas, como un ejemplo.

Estos grupos tienen nombre y apellido, y esconden sus intereses político económico en un discurso moral PRO-VIDA y religioso de amor. Responsabilizamos al estado por todas las muertes de mujeres en el Ecuador a causa de abortos inseguros, repudiamos la moral que nos ha impuesto la culpa como natural y nos deja liberarnos.

Nosotras luchamos por la vida de las mujeres, por maternidades felices, planificadas y sobre todo no forzadas, por el amor a la libertad fuera de este sistema opresor, por construcciones coincidentes y colectivas de cambio es por esto que esta lucha nos traspasa como mujeres individuales y nos convoca a unirnos, a organizarnos a luchar hasta el final.

El 28 de septiembre es para nosotras un día más que reafirma nuestra lucha constante por las mujeres, nuestras madres, hermanas, primas, vecinas, amigas, novias, esposas…..por nosotras mismas.


No hay comentarios:

Género con Clase Impreso