lunes, septiembre 12, 2011

El machismo chino se enfrentará a la ley...

Por: DAVID BRUNAT / Público.es
En China, la Ley de Matrimonios no contempla la violencia de género como algo punible. El marido puede golpear a su esposa, y sólo si esta tiene el valor de acudir a la Policía para denunciar se hace posible el castigo. Según datos oficiales, una de cada tres familias padece violencia en el hogar, una cifra que en las áreas rurales asciende a un terrible 62%.

Las mujeres son las principales víctimas del maltrato, aunque también se extiende a los hijos: un 60% de adolescentes ha sufrido malos tratos en el entorno familiar.

"Hasta cierto punto, la violencia machista se debe a la cultura tradicional china, a su ética y valores. Los hombres gozan de un estatus superior, y establecen su autoridad mediante la violencia a sus esposas. Es el viejo dicho de: Controla a tu familia y gobernarás el Estado'. Cada familia tiene sus normas, y el castigo es una de ellas", explica a este diario Wang Xingjuan, creadora de la primera línea telefónica para mujeres en China.

Para tratar de erradicar esa lacra, Pekín tiene previsto aprobar en breve su primera ley contra la violencia de género, después de cuatro años de innumerables estudios y debates. Se trata de un gran avance para un país que, a pesar de haber sido fundado en 1949, esperó hasta el año 2001 para promulgar una Ley de Matrimonios.



"Hoy la protección para las mujeres es muy limitada. La promulgación de esta ley es urgente, tenemos que poner límite a los criminales", advierte Li Ying, del Centro para Servicios Legales de la Mujer.

"La ley ayudará a que la gente se conciencie sobre el problema, dará confianza a las víctimas de que el Gobierno quiere hacer algo por ayudarlas, y calificará de obligación y responsabilidad el hecho de que las autoridades ayuden a las mujeres", prosigue Li. Y es que, actualmente, la desprotección es total: "En China, discutir abiertamente sobre la violencia de género es tabú. Es muy difícil conseguir que la Policía haga algo, porque piensa que los asuntos domésticos deben resolverse en casa", indica Yi Beibei, responsable de proyectos de la Federación de Mujeres de China.

De momento, sólo los legisladores conocen los detalles de una ley que, en teoría, supone un importante paso adelante de China en su lucha por convertirse en una sociedad moderna. "Esta ley es parte del camino. Ahora necesitamos que la sociedad se sensibilice", apunta Li Mingshun, vicepresidente de la Academia China para la Legislación de Matrimonio y Familia. "Desde ahora debemos mostrar cero tolerancia hacia cualquier tipo de violencia, y el Gobierno tiene que mejorar sus mecanismos de control y ofrecer todo tipo de ayuda a las víctimas, además de castigar a los criminales", prosigue.

No será fácil eliminar la arraigada tradición que hay en la sociedad china de maltratar a las mujeres. Como advierte Wang Xingjuan, "las nuevas generaciones viven en una sociedad moderna, pero muchos de estos jóvenes han crecido viendo a su padre pegar a su madre, a su tío pegar a su tía, a su hermano a su cuñada"

"En China, pegar a la mujer se convierte en algo natural, y es ese cambio de mentalidad el que tenemos que erradicar", concluye esta feminista.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso