martes, diciembre 21, 2010

El Salvador: donde la violencia contra las mujeres es letal

Gloria López
AmecoPress. "El Salvador ocupa el primer lugar del mundo con la tasa más alta de feminicidios: 129,5 asesinatos por cada millón de mujeres", según el III Informe Internacional Violencia contra la mujer en las relaciones de pareja, elaborado por el Centro Reina Sofía. Angélica María Rivas Monge presentó estos datos en el Seminario Internacional de Derechos Humanos Sevilla 2010 que se celebró durante los días 15,16 y 17 de diciembre.

En su intervención, la periodista salvadoreña denunció que esta estadística “pasa desapercibida” para las autoridades, así como las 12. 000 denuncias por violencia intrafamiliar. En su análisis, Angélica definió “la escalada de femicidios como castigo, contención y dominio para controlar y resistir el avance de las mujeres en su autonomía”.

De este modo, los femicidios aparecen como el final del ciclo de dominación y violencia contra las mujeres. También denunció factores y presiones culturales y sociales que pretenden reforzar la idea de “la casa como entorno natural de las mujeres” o el cuerpo de las mujeres y en particular de las niñas como “propiedad privada de los hombres de la familia (el incesto)”.

“Los femicidios, no deben de ser interpretados como hechos puntuales consecuencia únicamente de un hecho concreto y un asesino individual, sino que se enmarcan en procesos de violencia contra las mujeres, que se expresan como parte del sistema patriarcal de dominación de las mujeres”, aseguró la periodista.

Angélica, como tantas expertas en el fenómeno del feminicidio, resaltó la persistente impunidad de los asesinos, como norma favorecida por la inoperancia del Estado y la naturalización de la violencia contra las mujeres en un contexto de violencia social generalizada.

En El Salvador, en 1996 que se crea la Ley contra la violencia Intrafamiliar que pretendió ser el instrumento legal que le daría tratamiento a la violencia contra las mujeres. Sin embargo, a lo largo de los años de los años esta ley no solo ha tenido problemas para la aplicación sino ha demostrado incapacidad para resolver el problema de la violencia por ser una ley demasiado genérica que invisibiliza el problema de la violencia contra las mujeres y que las instituciones encargadas de aplicarla revictimizan a la mujer, lejos de resolverle su problema.

En su intervención la periodista enfatizó en “la naturalización de la violencia como medio para resolver conflictos, la impunidad y el miedo”, como causas que generan y refuerzan el feminicidio, y abordó también algunas propuestas para su denuncia y lucha.

Una de las propuestas más importantes pasa por generar conciencia sobre la violencia y los feticidios, advirtiendo que “todas corremos riesgo”. Angélica aseguró que “las feministas no estamos exentas a esta violencia, sino en muchos casos más expuestas. Hemos de cuidarnos y protegernos y estar más atentas a los signos de medio.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso