domingo, marzo 03, 2013

Mujeres turcas hablan alto: Mi cuerpo, mi decisión

Dice “mi cuerpo, mi decisión” en imagen de la mano de una mujer.
Por: Baran Mavzer - Traducido por Gabriela Garcia Calderon Orbe
A mediados de febrero, los tribunales turcos [tr] pusieron en libertad a Fatih Nerede, que tiene un historial criminal de violación y robo, luego de que violara a una mujer en Diyarbakir, ciudad en la región sudeste de Turquía, frente a su hijo de tres años. La razón tras la decisión de la corte de dejarlo en libertad con el juicio aun pediente es, como la institución de medicina forense dijo a la corte, “no es posible decidir si la víctima de violación quedó psicológicamente afectada por la violación o no, antes de transcurridos 18 meses del incidente”. Este incidente podría ser impactante, pero lamentablamente no es el único.

En mayo de 2012 [tr], N.Y., una muchacha que vive en la ciudad de Bitlis, en la región oriental de Turquía, que tiene leve discapacidad mental, fue violada por un hombre llamado S.I. Quedó embarazada tras la violación. Según la declaración de N.Y., S.I. la violó varias veces y quedó embarazada, se lo ocultó a su familia y luego sufrió una pérdida en el sexto mes de su embarazo no deseado. Enterró el cadáver del feto. Mencionó que estaba asustada, que S.I. la amenazó, y que fue por esa razón que no le contó de la violación a nadie. Fue la madre de N.Y. quien descubrió la tragedia, pues su hija estaba comportándose diferente y sospechosamente. La Institución de Medicina Forense preparó un informe del incidente que muestra que el padre del feto muerto era S.I. con un 99.9% de posibilidades, debido a los exámenes de ADN. El Hospital Psiquiátrico de Bitlies mencionó que N.Y. estaba psicológicamente afectada por la violación. A pesar de los informes y de la declaración de N.Y., la corte decidió que no había suficiente evidencia para probar que S.I. violó a N.Y., por lo que S.I. quedó absuelto.



Aunque las mujeres turcas pueden ser consideradas “afortunadas” comparadas con las mujeres de otros países musulmanes, siguen sufriendo tremendamente. Según un estudio de 2009 [en], solamente el 40% de mujeres casadas conocieron a sus esposos por su cuenta y decidieron casarse. El cincuenta por ciento de mujeres contrajo matrimonio a través una unión arreglada. La misma investigación muestra que 35% de las mujeres han sido objeto de violencia física por parte de sus esposos, por lo menos una vez en su vida. En el este del país, esta cantidad aumenta a 40%.

Otro problema para las mujeres turcas es que no pueden tener su indepdendencia económica, pues solamente el 27% de la fuerza laboral en Turquía son mujeres, según TUIK [tr] (Instituto Turco de Estadística). Y las mujeres no están representadas eficientemente en el Parlamento [tr]; solamente hay 79 mujeres parlamentarias de los más de 548 parlamentarios. Y 46 parlamentarias son de AKP (Partido Justicia y Desarrollo), el partido de gobierno. Eso significa que solamente 33 mujeres parlamentarias son de la oposición – apenas un 6% del número total de los parlamentarios.

AKP, el partido de gobierno en Turquía, también está presionando a las mujeres en su discursos y sus políticas sobre mujeres y derechos de las mujeres. En 2008 [tr], Recep Tayyip Erdogan, el Primer Ministro de Turquía, dijo en un panel en el Día Mundial de la Mujer: “Para que nuestra población joven siga creciendo, den a luz por lo menos a tres hijos”.

En 2011 [en], Erdogan estuvo furioso con Dilsat Aktas, manifestante que trepó a un auto blindado de la policía y que sufrió fractura de cadera debido a los golpes de la policía. La criticó por atacar a la policía. Esto fue menos de un año después de que otra mujer manifestante embarazada [tr] fuera atacada por la policía y perdiera a su bebé, aunque rogó a la policía que no la pateara en el estómago por su embarazo.

A fines de 2012 [en], otra discusión sobre mujeres llegó a los titulares. Erdogan dijo “Todo aborto es un Uludere”, mencionando a Uludere o Roboski, como se conoce en kurdo, donde 34 civiles kurdos fueron asesinados por la Fuerza Aérea turca por error, mientras algunos civiles cruzaban la frontera por contrabando y fueron confundidos con terroristas. Pero este discurso no fue chocante solamente para las mujeres. En ese mismo periodo, el Ministro de Salud habló acerca de prohibir el aborto: “¿Están preguntando qué pasará con la mujer a la que violaron y quedó embarazada? Si algo así ocurriera, deberia tener al niño, y si es necesario el gobierno puede criar al niño”.

La bloguera Jenny White [en] dijo:

Lo que es más perturbador es el razonamiento —que si los nacimientos no aumentan, Turquía —y la turquiedad— desaparecerá del mapa. Este es un temor ultranacionalista que resuena con el antiguo entendimiento racialista de la turquiedad como soya (linaje, ascendencia), un nacionalismo basado en la sangre como el jus sanguinis de Alemania. En un concepto de membresía nacional, no hay espacio para los inmigrantes, migrantes o minorías, aunque estén culturalmente asimilados. Pregunten a los turcos de cuarta generación en Alemania.

Andrew Finkel [en], escritor y columnista que vive en Turquía, escribió:

Ya el Parlamento Turco ha estado ladrando a la voz del amo y está evaluando restringir las causales y el periodo del embarazo durante el cual las mujeres pueden abortar. Turquía liberalizó el aborto en 1983 en respuesta a los altos índices de terminaciones ilegales de embarazos y mortalidad materna. Si más mujeres empiezan a morir porque son obligadas a buscar abortos ilegales, entonces la extraña analogía de Erdogan con la masacre de Uludere puede resultar siendo más adecuada de lo que debería.

Uno de los comentarios al post de Andrew Finkel [en] decía lo horribles que eran esas declaraciones:

@AJBaker [en]: Es raro con qué frecuencia la gente con instintos dictatoriales piensa que es asunto suyo regular la fertilidad de una mujer. Tanto Hitler como Stalin se oponían al aborto y creían que las mujeres debían tener camadas como gallinas.

El usuario AncienRose de Twitter compartió la historia de una mujer que se hizo un aborto cuando era ilegal en Turquía. La historia cuenta lo difícil y doloroso que era un aborto ilegal, y cómo pueden ser ciertas las palabras del Primer Ministro si se prohíbe el aborto:

“Todo aborto es un Uludere”: historia de un aborto de los días en que era ilegal» Agos http://www.agos.com.tr/makale/her-kurtaj-bir-uluderedir-yasakli-gunlerden-bir-kurtaj-hikyesi-205 … de @AGOSgazetesi

La prohibición del aborto no entró en vigencia debido a las protestas en su contra. Las protestas se congregaron en torno a un lema “benim bedenim, benim kararim (mi cuerpo, mi decisión)” y se creó un sitio web [tr] para las fotos de todo el mundo de personas que se oponían a la prohibición.

Las mujeres turcas protestaron, y protegieron sus derechos diciendo ‘mi cuerpo, mi decisión'. Pero pareciera que todavía tuvieran un largo camino por recorrer y luchar hasta que sea su decisión al 100% qué hacer con su cuerpo o su vida.



No hay comentarios:

Género con Clase Impreso