martes, septiembre 04, 2012

¿Sabe usted cuántas operaciones cuesta ser Miss Venezuela?

Fuente: http://www.laiguana.tv
Un estiramiento facial cuesta 25 mil bolívares y 12 mil personas se someten a esta operación anualmente. Orejas, pómulos, mentón y glúteos suman 23 mil intervenciones quirúrgicas al año en Venezuela.

Recientemente se realizó el 60 certamen del Miss Venezuela, para conservar una de las tradiciones de casino de la Organización Cisneros. En esta fábrica de reinas la cirugía estética no es tabú: "la defiendo a capa y espada porque es un recurso para perfeccionar la belleza", declara Sousa, quien este año, en el pico de ridiculez del evento, hasta cantó en la apertura del espectáculo.

Miss Venezuela busca "armonía perfecta, disciplina". El cubano-español Osmel Sousa opina: "esto no es un concurso de naturaleza ni de naturalidad, es un concurso de belleza y pues hay que recurrir a lo que sea necesario para que la mujer sea bella o más bella todavía de lo que es".

"Hay muchachas que no reaccionan bien en el gimnasio y, si esto se puede corregir con una liposucción, pues más rápido, porque en 24 horas está listo". Las concursantes sufren operaciones, estrictas dietas, horas de gimnasio, pasarela, oratoria y el veredicto de Osmel Sousa, quien es conocido por su mordacidad.

El hiperexigente Sousa busca un "producto perfecto", que siempre recuerda a un viejo estereotipo de belleza, de concursantes ganadoras en ámbitos internacionales.

Pero, muchos ignoran la influencia que ejercen las figuras públicas en Venezuela como las misses y actrices, quienes se someten a invasivos procedimientos para transformar sus cuerpos en unos “más atractivos”. Estas operaciones estéticas han tenido una importante penetración en Venezuela en los últimos años.

Según la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica, 45 mil personas se hacen liposucciones al año, por un costo entre 15 y 20 mil bolívares. 40 mil personas se aplican bótox por 800 bolívares. Mientras 30 mil se operan la nariz por 18 mil. Una operación de ojos cuesta 15 mil bolívares y se realizan aproximadamente 20 mil al año.

Muchas venezolanas han cedido a la presión social, que implica que una mujer con senos más grandes puede tener más y mejores oportunidades en la vida. Así que más de 30 mil mujeres se colocan prótesis mamarias al año, por cerca de 22 mil bolívares.

Dicen "Los Fragmentos del Nuevo Mundo" de Américo Vespucio, que cuando éste exploraba el Golfo de Paria en los años 1500, se topó con una Isla a 15 leguas de tierra firme, Margarita donde encontró "siete mujeres de tan gran estatura" y "viendo a mujeres tan grandes, acordamos raptar dos de ellas, que eran jóvenes de 15 años, para hacer un regalo a estos Reyes".

Sobre las mujeres venezolanas, escribió Vespucio: "sus cuerpos son hermosos y limpios, ni tampoco son tan feas como alguno quizá podría suponer, porque aunque son carnosas, sin embargo no se aparece la fealdad, la cual en la mayor parte está disimulada por la buena complexión. Una cosa nos ha parecido milagrosa, que entre ellas ninguna tuviera los pechos caídos, y las que habían parido, por la forma y estrechura del vientre no se diferenciaban en nada de las vírgenes".

Incluso antes del mestizaje, ya las mujeres orientales eran altas y atractivas. En aquel momento y actualmente nuestros pueblos ancestrales usan diferentes formas de embellecimiento, como las pinturas rituales, tatuajes o perforaciones.

Pero la belleza que Osmel Sousa busca es sólo un modelo colonizador de belleza, que le resultó exitoso en el pasado, por lo que modifica a punta de bisturí todo lo que se salga de su estructura propia de perfección.

Esta visión, además de cosificar a la mujer, enfatizando sólo en su aspecto más superficial, pone en evidencia la falta de profundidad de estos certámenes, que reproducen un patrón de dominación de la mujer que es más poderosa si es más voluptuosa o más parecida a un patrón de belleza específico.

La distorsión es observable en las jóvenes que creen que deben estar dentro de esos cánones de belleza para ser exitosas y exigen entonces como regalo de quince años, aún sin haberse desarrollado por completo, operaciones de senos, por decir lo menos.

La moda de los ricos y famosos que se modifican el cuerpo con cirugías ya penetra a la población, como una verdadera forma de enajenación.

Distinto sería que los concursos de belleza se animaran a expresar la verdadera belleza de cada país, de mujeres u hombres, sin que tengan que convertirse en otras personas completamente diferentes para ganar.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso