martes, junio 05, 2012

Argentina: Al fin se cumplió el sueño de la identidad

Fuente: Página 12
En la mayoría de los casos, primero se debe modificar la partida de nacimiento, con la nueva identidad, y en diez días se les entrega el DNI. En La Plata, por primera vez se realizó una operación de cambio de sexo sin necesidad de permiso judicial.

Alrededor de cien personas concurrieron a sedes del Registro Civil de todo el país para estrenar la Ley de Identidad de Género y comenzar el trámite que les permitirá tener un DNI que respete quiénes sienten ser. A excepción de San Luis, Salta y Formosa (donde mediaron cuestiones administrativas que estarían resueltas hoy), se realizaron pedidos en todo el país, tanto de mujeres como de varones que quisieron ejercer su derecho a que el Estado les reconozca la identidad autopercibida. En algún caso, el DNI fue entregado al cabo de la gestión; en otros, la mayoría, quienes iniciaron el trámite deberán esperar entre 10 días y dos meses, de acuerdo con la ciudad, para hacerse con el documento. En todos los casos, señalaron las organizaciones de la diversidad –que por la tarde se reunieron con el ministro del Interior, Florencio Randazzo–, se trató de trámites realizados de manera sencilla y sin complicaciones. En tanto, en La Plata, ayer mismo por primera vez se realizó una operación de cambio de sexo sin necesidad de permiso judicial (ver aparte).

En la Ciudad de Buenos Aires, la primera persona en pedir al Estado argentino que modifique sus datos en la partida de nacimiento tal como lo permite la Ley de Identidad de Género fue Kalim Adrián, un activista que en cerca de 10 días tendrá un DNI con ese nombre, luego de que el Registro Civil modifique la partida de nacimiento con su identidad femenina. “Hace 22 años que espero esto. Estoy feliz”, dijo al salir de las oficinas del Registro de la calle Uruguay acompañado de su mujer, con quien se casará en cuanto el DNI esté en sus manos, y de activistas de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt).

Por ese mismo Registro Civil, al mediodía, también pasó la actriz y docente del IUNA y la EMAD Maiamar Abrodos. Hace poco más de un año, un juez le había negado, además de la modificación de su identidad en el DNI, el acceso a la intervención quirúrgica para sentir propio su cuerpo, por considerar ambas cosas contrarias a las “leyes naturales”. La respuesta a su apelación, meses después, había sido favorable, pero hasta ayer Abrodos seguía sin lograr su documento. Por eso, acompañada de activistas de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), concurrió al Registro Civil, “para cerrar este ciclo”. “Hago uso de la ley y empiezo mi trámite de manera independiente, sin explicar nada a nadie.” El trámite, contó a este diario, fue sencillo: “Llenás una planilla con todos tus datos registrales actuales, como están hasta ahora, y también aclarar el sexo autopercibido y tu nombre, el que tiene que figurar en tu documento. Hacés una declaración jurada como adulta que sos. La sensación es de libertad, no tenés que estar esperando que nadie te diga nada. No estás dependiendo de nadie”.

En todos los casos, lo que comenzó ayer fue el trámite administrativo por el cual se modificarán los datos que constan en la partida de nacimiento de las personas interesadas. Luego, con esa nueva partida, podrán tramitar un DNI acorde con su identidad.

En Santa Fe, la primera en pedir la aplicación de la ley 24.743 fue Marina Quinteros, una activista de la Asociación Travestis Transexuales Transgéneros de la Argentina (Attta) de 49 años, que en 2003 ya había reclamado ante la Justicia y cuyo pedido, en 2011, fue reconocido por decreto del entonces gobernador Hermes Binner. “Es volver a empezar, es volver a nacer, porque cambiar el DNI es muy lindo. Me llevó 49 años”, dijo tras comenzar el trámite. En La Rioja, once personas trans presentaron solicitudes con el aval de la delegación provincial del Instituto contra la Discriminación (Inadi).

A media mañana, en Río Gallegos, Gabriela, una mujer trans treintañera, fue la primera ciudadana santacruceña en firmar el formulario. “Es mucho lo que siento en este momento, pero deseo decirles a todos y todas que no se queden, que en la vida todo se puede”, dijo al salir del Registro Civil, mientras que en la otra punta del país, en Resistencia, Rihana Amancay Trinca, militante de Barrios de Pie, hacía lo mismo. El Registro Civil de Córdoba recibió cuatro presentaciones; el neuquino, al menos otros seis. En tanto, en La Plata, una mujer trans oriunda de esa ciudad, logró empezar y terminar el trámite en el día: dejó el Registro Civil con su nuevo DNI en mano.

Por la tarde, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, explicó la reglamentación de la ley y pidió “disculpas desde el Estado por tantos años que pasaron hasta que finalmente fue tenido en cuenta este reclamo” del activismo LGBT. El funcionario, en reunión con el interventor del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), Pedro Mouratian, y representantes de organizaciones de la diversidad sexual, señaló que en la reglamentación de la ley 24.743 “presentamos un formulario único por lo cual el interesado puede iniciar el trámite desde cualquier punto del país”.

“No hay ninguna barrera infranqueable cuando se busca una sociedad más justa”, declaró Randazzo. En el encuentro, los activistas pidieron al ministro que se simplificara el trámite completo, al unificar en un solo paso la rectificación de los datos registrales de la partida de nacimiento y la emisión del nuevo DNI, que de momento debe solicitarse en un paso separado luego de obtenida la partida de nacimiento.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso