domingo, marzo 25, 2012

Realizan seminario sobre la mujer y su lucha contra el patriarcado

Prensa Fundaayacucho
El Feminismo y el Socialismo son dos conceptos que se "hermanan", ya que ambos nacen y subsisten por la lucha contra dos sistemas "opresores y discriminatorios" como lo son el capitalismo y el modelo patriarcal, así coincidieron en afirmar reconocidas lideresas sociales, defensoras a ultranza de los derechos de las féminas en Venezuela, en el marco del Seminario "El poder de la mujer: trabajo y sociedad", organizado por la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (Fundayacucho), con el propósito de generar un espacio para la reflexión en colectivo.

El Auditorio Simón Rodríguez, de la Torre Ministerial, ubicada en la esquina El Chorro, fue tomado este 22 de marzo por servidores de instituciones del Gobierno Bolivariano, colectivos y comunidad en general para debatir sobre el rol de la mujer, su gesta emancipadora y sus logros en materia de salud, educación y derechos humanos.

Reconocidas feministas abordaron la temática y sus diversas aristas. Para Yurbin Aguilar, psicóloga y profesora del Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y de la Escuela de Derechos Humanos de la Defensoría del Pueblo, existen marcadas "similitudes entre dos sistemas de dominación como lo son el patriarcado y el capitalismo. Ambos se apropian de los recursos de las mujeres, obreros y obreras, reproducen la cultura de la dominación y opresión bien sea por el color de tu piel, bien sea porque eres mujer, o porque careces de recursos materiales".


En contraposición a estos modelos "existe un sistema de pensamiento y de vivencias que propone la alternativa, un pensamiento emergente como lo es el pensamiento feminista y el Socialismo, ambos significan acciones transformadoras y críticas de la sociedad. Son posturas que proponen la libertad y la igualdad entre los seres humanos", dijo Aguilar, integrante del Movimiento Manuelita Sáenz.

En este mismo orden de ideas, la socióloga Esther Pineda, investigadora y escritora sobre género, feminismo, afrodescendencia y etnias aclaró que la lucha de las mujeres no es contra la figura masculina, sino contra el sistema dominante. "Se ha creado una matriz de opinión de que las feministas quieren competir y arrebatarle el poder a los hombres, los empleos y los recursos. La lucha de la mujer es contra el modelo capitalista-patriarcal que es un sistema opresor, que discrimina no solo a las mujeres sino también a los hombres, que nos aliena y nos hace ser como ellos quieren. Nuestra lucha es por la liberación de los prejuicios de género que han sido instalados en hombres y mujeres. Así como nos asumimos socialistas y revolucionarios, así nos debemos asumir feministas, es parte de ese ser revolucionario, de ser contrasistema. En la medida que estamos conscientes de ello, podemos reivindicar el feminismo y podemos actuar en compañía de los compañeros varones".

Influencia mediática y violencia simbólica
Pineda también abordó la influencia mediática en la transformación estética de la mujer. Para la especialista, el consumismo y las intervenciones quirúrgicas son producto de la publicidad que ejercen los grandes medios capitalistas. “Hoy se promueve la modificación del cuerpo, por medio de intervenciones quirúrgicas de tipo invasivas, dietas y prácticas restrictivas, que nos llevan a una disminución de nuestra autoestima, a la pérdida de identidad como mujeres latinoamericanas, ello representa una forma de discriminación y descalificación. Somos diversas y distintas a lo que nos muestran los medios de comunicación capitalistas y así debemos aceptarnos”, enfatizó.

Por su parte, Jessie Blanco, socióloga y psicóloga egresada de la UCV, defensora de los derechos de las mujeres desde la década de los ochenta, fundadora de la revista Matea y activista del naciente movimiento Araña Feminista, en su intervención habló de un tipo de violencia: la simbólica, cada día más visible, según su apreciación."Hablamos de los rostros visibles de una violencia invisible, que es aquella violencia discursiva, aquello que damos por natural que es tan obvio que no lo vemos, que puede llegar a reflejarse dentro de un cuerpo, que inclusive le cuesta la vida a las mujeres, que digamos que es la violencia última, pero que para que ella ocurra han tenido que pasar muchas cosas", asegura.

Para Blanco, los logros alcanzados por las féminas en el proceso socialista son muchos, uno de ellos es la Ley Orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, vigente desde el año 2007. Además de una serie de organismos como el Instituto de la Mujer, el Ministerio del PP para la Mujer y la Igualdad de Género, el Banco de la Mujer, entre otros, cuya misión es defender los derechos del gremio. Sin embargo, sin titubear, hace un llamado a no perder el norte de la lucha feminista y no dejar perder los espacios alcanzados.

Romper la cultura de la miseria
Al cierre del Seminario, la segunda Vicepresidenta de la Asamblea Nacional, Blanca Eekhout, destacó que un factor importante de la Revolución Bolivariana ha sido "reivindicar la vida y construir un espacio de libertad, estabilidad y paz, para nuestros hijos e hijas, que ya no serán condenados a la miseria".

Durante su ponencia señaló que en estos 13 años de Revolución, se ha logrado que las mujeres ocupen espacios en el Gobierno y constituyan un elemento primordial en el Poder Popular, "están luchando por nuestra vida y por la construcción del Socialismo".

La diputada destacó que uno de los elementos fundamentales en los que está presente la participación de la mujer es en el hecho comunicacional, "que tiene una carga de lo femenino, porque es una comunicación humana y verdadera, para la liberación y para la vida, capaz de derrotar la dictadura mediática".

Adriana Tovar Rodríguez, presidenta de la Fundación, manifestó la importancia de generar estos espacios para discernir sobre los procesos históricos y políticos. En su opinión, visualizar las luchas de las mujeres, los alcances en materia de derechos humanos que recoge la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y los logros de la nueva institucionalidad, permiten al colectivo generar una conciencia crítica sobre el momento histórico que vivimos, liderado por el presidente Hugo Chávez, un feminista a ultranza.


No hay comentarios:

Género con Clase Impreso