jueves, marzo 08, 2012

La Mujer venezolana ocupa todos los espacios

JOSELIN ARTEAGA/RAÚL PINEDA/CIUDAD CCS
Un grupo de 12 mujeres luchadoras, valientes y perseverantes, con distintas historias, pero con un mismo sueño: sacar a su familia adelante, han logrado ganarse el respeto de más de 500 hombres que laboran en el desarrollo habitacional Macarao que adelanta el Gobierno de Distrito Capital dentro de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV).

Nakary Moreno es una de estas aguerridas mujeres. Ingresó hace seis meses a este urbanismo para desempeñarse como formaletera o montadora, es decir, es una de las encargadas de armar el encofrado de aluminio para luego realizar un vaciado de concreto.

Actualmente Moreno, de 36 años, madre soltera, está refugiada en el Registro Civil de Macarao. Su rutina comienza a las cinco de la mañana cuando se levanta para hacerle la comida a sus tres hijos.



Al llegar al urbanismo se coloca sus botas de seguridad y comienza a armar las formaletas con pasadores de hierro.

“Mis compañeros me tratan bien. Con decirte que dicen que soy la reina del equipo. Todos me respetan”.

Para Nakary no existe esa expresión de que las mujeres son el sexo débil. “Si fuéramos débiles yo no haría este trabajo”, replicó la joven sin ningún tapujo.

“No me da pena agarrar un martillo y llenarme las manos de cemento. Es mi primera experiencia, pero ando contenta. Con mucho orgullo digo que soy Nakary la formaletera”, relató la trabajadora.

LAS TODERAS

Otra de las mujeres que forman parte del equipo de construcción de viviendas de este complejo urbanístico es Thamara Mieryterán. Se caracteriza por ser una mujer “todera”, puesto que ejecuta labores de formaletera y taladrado, y presta apoyo en servicios generales.

“Yo le echo pierna a todo. Anteriormente trabajé en otra obra pero no tenía conocimiento en armar formaletas. Aquí hay un respeto profundo hacia la mujer. Nosotras también podemos asumir retos”, señaló Thamara.

Esta trabajadora está damnificada y vive en el refugio La Hojilla, ubicado en el sector Carapita de la parroquia Antímano.

Se caracteriza por su peculiar modo de trabajar. La rudeza de su labor no la exime de coquetería. Antes de ir al campo de construcción se coloca sus guantes para que no se le “vuelen”, como expresa ella, las uñas acrílicas.

“Hay que cambiar esa idea de que las mujeres que trabajan en la construcción tenemos que venir mal arregladas. A mí me gusta venir bonita a mi trabajo. Seguimos siendo damas en la casa, trabajo y en todos lados. Debemos conservar el glamour”, señaló Thamara.

YURIMAR PIDE AYUDA CUANDO LA NECESITA

Yurimar Medina también trabaja en el urbanismo. A pesar de que no tenía conocimiento como formaletera asumió el reto.

“Los muchachos me ayudaron. Al principio veía que el trabajo era esforzado pero ya me adapté”, dijo.

Después de seis meses duros se convenció de que las formaletas también pueden ser armadas por las mujeres. Sin embargo, sin ningún problema pide ayuda a sus compañeros cuando la necesita. “Si ellos pueden nosotros también, pero a veces le pedimos ayuda a los chicos porque la formaleta pesa mucho. Tenemos que sacrificar días de compartir con nuestros hijos para trabajar”, dijo Medina.

La mayoría de estas valientes mujeres recibirán viviendas en este complejo habitacional. Para unas el sueño de tener una vivienda propia y trabajar hasta altas horas de la noche ha sido gratificante. Para otras, el simple hecho de participar en este proyecto y ayudar a quienes necesitan una vivienda es una manera de solidarizarse.

Conmemoración con marchas y propuestas

Los colectivos de varios estados del país entregarán hoy, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, las propuestas que en consenso acordaron organizaciones de base de mujeres y que aportarán a la nueva Ley Orgánica del Trabajo (LOT) a ser promulgada el 1º de mayo por el presidente Hugo Chávez Frías. La actividad se acompañará con la marcha que partirá de la plaza San Martín y llegará a la plaza Caracas, en el centro de la ciudad. En esta movilización los colectivos que luchan por la igualdad de género estarán acompañados por la presidenta de la Asociación de las Madres de la Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz. Entre las propuestas se cuentan el derecho de todas las trabajadoras a un permiso remunerado de dos meses por maternidad antes del nacimiento de su hijo. El movimiento de amas de casa organizadas propone incluir en la nueva LOT el reconocimiento de dos días de salario como bonificación anual a este sector que a su juicio aporta 3% del PIB. Proponen que el bono sea pagado en diciembre con recursos provenientes de las empresas privadas.

Presidenta del TSJ resalta nuevas políticas y leyes

Los derechos de la mujer tienen que ser reconocidos como un hecho político, expresó ayer la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Luisa Estella Morales, durante su ponencia en la sesión especial del Parlamento Latinoamericano (Parlatino) capítulo Venezuela, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

“Las mujeres estamos en la brecha, es imposible retroceder después de que hemos llegado a este punto. La experiencia ha sido positiva hasta ahora, si hacemos un balance”, refirió AVN.

En el Hemiciclo Protocolar de la Asamblea Nacional, donde se llevó a cabo la sesión, Morales dijo que las mujeres venezolanas todos los días enfrentan grandes retos y han sabido responder con dignidad. “La revolución sin mujeres, no es revolución”, sostuvo.

Dijo que en Venezuela enorgullece presentar en la actualidad leyes para proteger a la mujer contra la violencia, instituciones para desarrollar los estudios de sus derechos, así como programas de gobierno y políticas públicas para garantizar el libre desarrollo de la personalidad.

Sostuvo que estos avances en materia legal son un ejemplo para otros países latinoamericanos que tienen que caminar a estos conceptos plenamente constituidos.

Para Hebe Bonafini ellas son las que hacen la patria

“Yo creo que el Día de la Mujer no hay que celebrarlo, hay que recordarlo, porque para celebrar hay que estar contento y no podemos estar contentos de que hayan muerto 129 mujeres, quemadas vivas por defender su trabajo, hay que recordarlas como símbolo, pero celebrar es otra cosa”.

Con esta declaración recibió a los periodistas Hebe Bonafini, octogenaria fundadora y todavía presidenta de la organización argentina defensora de los derechos humanos, Madres de la Plaza de Mayo.

Bonafini fue la invitada especial en el foro La lucha de los pueblos y la mujer socialista, realizado en el Teatro Municipal.

“Eso sí, mañana (hoy) en la marcha, podemos poner todas nuestras fuerzas, hablarle al mundo entero sobre lo que significa la participación de la mujer en la revolución, en el socialismo y en el cambio, porque aunque las mujeres no aparezcamos en la televisión, somos las que hacemos posible el cambio”.

Afirmó que “las que deberían estar aquí son las que lavan, planchan, cocinan, mandan a los niños a la escuela, mantienen la casa, sostienen 10 hijos y no tienen ni para dos, esas son las que hacen la patria”, apuntó.

Consultada sobre el calificativo “madre de la violencia”, que recientemente le endilgó el expresidente de su país, Eduardo Duhalde, Bonafini rechazó hablar del tema.

“A esa cucaracha yo no le respondo”, dijo. La dirigente de los derechos humanos fue presentada por la ministra de la Mujer, Nancy Pérez, organizadora y ponente del evento, quien la ubicó en el grupo de mujeres famosas de Latinoamérica, junto a las presidentas Cristina Kirchner, de Argentina, y Dilma Rouseff, de Brasil, y al lado de los gobernantes de Venezuela, Cuba, Ecuador y Nicaragua, que impulsan el socialismo en Latinoamérica. “Hoy estamos más presentes que nunca”, indicó la ministra Nancy Pérez.

Nora Castañeda destaca los logros en revolución

Uno de los logros que caracteriza al gobierno del presidente Hugo Chávez es la inclusión de la mujer en la construcción del proceso socialista y revolucionario, destacó Nora Castañeda, presidenta del Banco de Desarrollo de la Mujer (BanMujer).

Comentó que el Gobierno revolucionario en 12 años ha dignificado a las mujeres de forma igualitaria y equitativa.

Con la creación de BanMujer, más de dos millones de mujeres en condiciones de pobreza han logrado incorporarse al campo socioproductivo de manera exitosa.

El otorgamiento de microcréditos para personas con discapacidad, mujeres indígenas, agricultoras y productoras, de distintos sectores, forman parte de los programas especiales que se impulsan desde la entidad financiera.

“Nosotros le damos cuatro años para pagar una nevera. Además de eso con tasas de interés de 4% y si es del programa Madres del Barrio, del 0%, es decir no paga intereses”.

Citó que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia son instrumentos legales revolucionarios que reconocen los derechos sociales, políticos y humanos de la mujer y con ello reivindican la lucha de muchos años.


No hay comentarios:

Género con Clase Impreso