lunes, junio 13, 2011

De una Precursora Venezolana...

Por María del Carmen Mestas / Revista Mujeres
Biznieta del ilustre prócer de la independencia venezolana, Lino de Clemente, y descendiente de Simón Bolívar, Carmen Clemente Travieso fue una gran luchadora por los derechos de la mujer. Inquieta intelectual combatió la dictadura del general Juan Vicente Gómez, y luego la de Marcos Pérez Jiménez.

La vida de esta pionera del feminismo en América Latina está vinculada a muchos acontecimientos políticos e históricos de Venezuela.

Tuve la oportunidad inmensa de conocerla en Caracas en 1978. De la mano del Padre del Teatro Venezolano, César Rengifo, llegué a la casa de esta singular mujer. Me recibió su amable sonrisa y, aunque ya estaba muy entrada en años, no había perdido su mirada vivaz, ni el deseo de conversar. Me contó que fue de aquellas jóvenes que se unieron a los estudiantes de boina azul opuestos al régimen gomocista. En aquel combate estuvieron, además, Aurora Leimans y Cristobalina Segovia; ellas recorrieron las calles a los gritos: !Vivan los estudiantes presos! Las tropas del ejército las atacaron a tiro limpio. Las balas llovían, pero no teníamos miedo.


Y volvía sobre los recuerdos:

Entonces había mucho prejuicio con la mujer. Lo arriesgué todo: reputación, posición económica. Tuve que romper con mi familia. No me pesa; hoy volvería a la carga. Siempre pienso que aquellos días turbulentos, dramáticos: están clavados en mi corazón.

Durante los sucesos del 28 se crearon las madrinas de guerra. Cada una adoptó a un estudiante al que le hacían llegar cigarros, cartas de familiares, palabras de aliento.

La valiente actitud de Carmen y otras de sus camaradas de lucha quedó recogida en la prensa y en bellísimos poemas como Barco de piedra, de Andrés Eloy Blanco, y La Bordadora, de Francisco Pimentel.

Pionera del feminismo

Después de la muerte de Juan Vicente Gómez, Carmen integró las Agrupación Cultural Femenina, que gestionaba la formación de mujeres trabajadoras y crearon la Casa de la Cultura Obrera y la Biblioteca Trina Larralde, que la propia Carmen dirigió. Más tarde comenzaron otra empresa: el derecho de la mujer al sufragio. Era 1935.

Carmen Clemente fue la primera mujer venezolana que habló por radio, en una alocución a sus compañeras para que se pusieran en pie de lucha contra los herederos del gomecismo.

No desaprovechó las oportunidades de estudiar y viajó por Estados Unidos y Europa en distintas ocasiones.

Después empezó en Última hora a hacer un periodismo ágil, muy de actualidad. Se le consideró la primera mujer reportera de su país. Visitaba los barrios pobres y se afanó en la búsqueda de noticias que denunciaban la explotación. Entre ellos, un reportaje sobre niños abandonados por sus padres y luego vendidos en el mercado principal, como una mercancía más.

Por más de diez años editó una página llamada Cultura de la mujer en el periódico Ahora. Escribió también para otras publicaciones como La Esfera, El Universal, Mundo Obrero, Últimas noticias, y en la revista Alas.

En 1945, en la Asociación Venezolana de Periodistas, de Caracas, fundó con otras compañeras el grupo Orión, centro femenino para el estudio e investigación de la literatura y el arte.

Fue una notable ensayista y una acuciosa investigadora, quien dedicó mucho de su vida a escribir de los momentos históricos en Venezuela, de los hombres y mujeres que con su acción hicieron la patria.

Entre sus libros figuran: Las esquinas de Caracas, Luisa Cáceres de Arismendi, Mujeres venezolanas, Mujeres de la Independencia y Anécdotas de la vieja Caracas.

La destacada precursora del feminismo falleció en 1983, en la Venezuela que siempre amó.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso