martes, mayo 10, 2011

Mujeres víctimas del negocio de la droga

Alejandra Waigandt
Artemisa Noticias
En México la mayoría de las víctimas de la violencia del narcotráfico son civiles. Los muertos suman miles. Crece la desaparición de inmigrantes. Las mujeres son asesinadas, torturadas, tratadas y traficadas. La escritora Lolita Bosch denunció estas situaciones en su vista a Argentina, donde llamó a la comunidad internacional a solidarizarse y movilizarse el 8 de mayo por la paz en ese país.

La escritora Lolita Bosch, nacida en España, nombrada por sí misma ciudadana mexicana, gestora del blog Nuestra Aparente Rendición sobre la violencia en México, visitó la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires, Argentina, donde alertó sobre el conflicto a causa del negocio de la droga, que lleva más de 38 mil muertos, y sobre el fracaso del gobierno de Felipe Calderón en su política de combate contra el narcotráfico. En esta guerra las mujeres y las niñas son las principales víctimas del asesinato y la tortura, según la literata.

Lolita Bosch estudió filosofía y se especializó en literatura. Reside en México desde hace diez años. Publicó Elisa Kiseljak, Tres historias europeas, La persona que fuimos, Insólita ilusión, insólita certeza, La familia de mi padre, Japón escrito, entre otros libros.

En el Centro Cultural Rojas primero y luego en La Rural, predio en el que se desarrolló la feria del libro, Bosch invitó a la ciudadanía a concentrase en frente de la embajada México el 8 de mayo, para apoyar al pueblo mexicano en el reclamo por la paz, y pidió solidaridad de las naciones del mundo con la grave situación que está viviendo México. En diálogo con Artemisa Noticias la escritora aseguró que ‘no es verdad’ la guerra que declarara el presidente mexicano en 2006 contra las organizaciones de narcotraficantes. Hay una guerra entre los carteles de droga y una buena parte de las autoridades mexicanas están involucradas.


'Lo que dice el gobierno mexicano es mentira. La verdad de lo que ocurre en México la están diciendo las organizaciones que defienden los derechos humanos. Han muerto muchos ciudadanos. Han muerto muchas mujeres que defienden los derechos de las mujeres. Hay casos más conocidos como el de Marisela Ortiz. Mataron a su hija y reclamó justicia postrándose frente al Palacio de Gobierno. Mataron a su hermano y siguió allí. Mataron a su cuñada y siguió allí. Finalmente la mataron a ella', detalló Bosch, explicando que se miente sobre la guerra contra el narcotráfico, los femicidios y la trata de personas.

Los narcotraficantes están secuestrando y asesinando impunemente a las y los migrantes en México, asegura la escritora. En lugares aledaños a Tamaulipas desde el 7 de abril han sido hallados 183 cuerpos en fosas comunes y podrían ser de migrantes de acuerdo a las desapariciones de personas reportadas por familiares y gobiernos como el de Guatemala. El gobierno de Calderón viene sosteniendo que no es necesaria una legislación para proteger a las poblaciones migrantes, pero frente el crecimiento de la violencia contra este colectivo el Congreso nacional sancionó el 29 de abril una ley para combatir el tráfico y explotación de inmigrantes, sin importar su condición legal.

'En México cruzan miles y miles de inmigrantes al año, sobre todo desde El Salvador, Guatemala, Honduras y Brasil. También desde Panamá y Nicaragua. México es un paso natural hacia el norte. Cruzan a Chiapas, saltan sobre los trenes que se mueven a alta velocidad, viajan 8 mil kilómetros y las organizaciones criminales los secuestran en las diferentes paradas. Estas organizaciones son alertadas por los maquinistas', describe la escritora, que indica que no hay estadísticas oficiales sobre la frecuente desaparición de migrantes, pero circulan índices insólitos como que un inmigrante es asaltado unas siete veces desde la frontera en Chiapas hasta la frontera del norte con Estados Unidos.

El narcotráfico secuestra y trafica mujeres inmigrantes indocumentadas para prostituirlas. Bosch precisó que la labor de la periodista Lidia Cacho ha sido esencial para que el problema de la trata de mujeres y niñas para la explotación sexual en México se conozca en el mundo. El año pasado la activista mexicana fundó el Centro Integral de Atención a las Mujeres (CIAM) para víctimas de la violencia sexual doméstica y trata de personas en Cancún. Líderes vinculados al narcotráfico la han amenazado en varias ocasiones a raíz de su lucha por los derechos de las mujeres. Bosch agregó que 'las mujeres inmigrantes también son forzadas a la servidumbre. Ellas deben planchar para los criminales y asear sus viviendas. En cambio los varones son esclavizados en la siembra de marihuana y amapola, mientras que los niños son explotados en la cosecha de opio'.

Ser mujer es peligroso

La violencia que azota al país latinoamericano impacta en la vida de varones y mujeres y ocasiona muertes indiscriminadamente, pero la escritora Lolita Bosch explica que 'existe un mito absurdo de que las mujeres mueren poco en la guerra del narcotráfico. Hace unos días en Monterrey, una mujer dejó su casa porque necesitaba comprar leche, se tiró al piso porque escuchó una balacera, y un federal la vio y la asesinó de un balazo en la nuca. Una viejita vio lo ocurrido y lo denunció, pero no pasó nada. La mujer está en inferioridad de condiciones siempre. Pero son las mujeres que se dedican a las mujeres las que verdaderamente están en riesgo. Ellas están muy jodidas. Las abuelas de Juárez perdieron a sus hijas y se hicieron cargo de sus nietos, pues los hombres migraron, ellas tienen una asociación para niños huérfanos, pero no reciben ayuda de nadie y son llamadas pinche viejas'.

-¿La comunidad internacional está atendiendo esta situación de vulnerabilidad de las mujeres mexicanas?

Hay muchas mujeres en el mundo mirando a Ciudad Juárez. Pero a Juárez no es fácil entrar. La única periodista que puede entrar con protección internacional es Diana Washington, que vive en el Paso, Texas. Hay otra mujer, la española Judith Torrea, que vive en Juárez milagrosamente, ella tiene el blog Juárez en la sombra. Organizaciones que se atrevan a entrar a Juárez hay muy pocas. Pero hay mucho por hacer en México. Estamos tan desesperados. Ahora la comunidad internacional está ayudando a los inmigrantes. Amnistía Internacional se fijó en el padre Alejandro Solalinde, quien creó un refugio para migrantes en el estado de Oaxaca. Hace unos días en Barcelona el padre Solalinde decía que lo única que demuestra la guerra es que los verdaderos creyentes son los ateos. Es cierto. El mexicano que está mostrando bondad y solidaridad frente a la violencia no forma parte de ninguna institución religiosa.

-¿Qué te llevó a ser perseverante en la tarea de denunciar el conflicto en México?

Amo el país rabiosamente, México me ha dado todo. Es en serio, es el lugar que me ha permitido ser quién soy y nunca me ha juzgado. Fue muy difícil decir voy a ser escritora en México y finalmente ello me ha dado identidad. Soy mexicana de corazón, pero soy española de origen y en España tengo acceso a los medios de comunicación, por eso dejé de hablar de mis libros y empecé a hablar de la guerra.

-¿Cuándo decidiste involucrarte?

Empecé en 2010. Pero la guerra empezó en julio de 2006, tardamos mucho en reaccionar y en aprender a organizarnos. El gobierno mexicano ha sido totalitario durante años y la ciudadanía mexicana tiene este pensamiento de papá gobierna por nosotros. Hay una nueva generación que no ha crecido con el PRI y tiene otra mentalidad. Igualmente mover conciencias es muy difícil porque es un país donde nos han humillado mucho. Nos han aplastado mucho.

-¿Cómo iniciaste el blog Nuestra Aparente Rendición?

El blog se me ocurre porque el 7 de abril de 2010 encontraron muertos a 72 migrantes detrás de una ranchería. Estaban maniatados, con los ojos vendados y con tiros de gracia. Un inmigrante ecuatoriano logró sobrevivir y denunció el hecho, por eso encontraron al resto de los migrantes asesinados. Cuando ocurrió esto México se puso triste. El país reacciona como una persona, es emocional, contradictorio y siente mucho miedo. Ese día México reaccionó desesperada. Ese día pensé en poner un blog. Envié un correo a unos amigos con el texto Únete a este llamado.

Pedí unos textos a dos escritores Julia Herrera y Mario Bellatín. También escribió un periodista de Cancún, Arturo Mendoza. Fueron los tres primeros textos que colgué sin tener idea de lo que pasaría. La participación en el blog creció mucho. Es una fuente muy fiable de información. Soy editora del blog y mi termómetro es mi condición moral.

-¿Cuál es tu condición moral?

Tengo una madre que me ha educado muy bien. Ella es muy feminista. Nos ha enseñado muy bien la diferencia entre el bien y el mal, lo que hay que hacer y lo que no. Entonces nunca dudé en hacer esto. En México soy una privilegiada. Tengo acceso a educación, salud pública y cultura. Tengo acceso al mundo. Tengo protección por mi pasaporte español. Por eso estoy haciendo lo que hay que hacer. Si tengo acceso a la voz pública, lo voy a usar.

-¿Cómo manejas el miedo?

No tengo miedo. Ninguno.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso