sábado, abril 23, 2011

Se cumplen 25 años de la muerte de Simone de Beauvoir, icono feminista

Al margen de su importancia en la lucha feminista la escritora francesa también fue una figura reseñable del compromiso político y filosófico
Tercera Información
El pasado 14 abril se cumplían 25 años de la muerte de Simone de Beauvoir, escritora e intelectual francesa que destacó por sus aportaciones al feminismo pero que también reflexionó desde el pensamiento de izquierda sobre la sociedad del momento.

Adscrita al movimiento existencialista, conoció a Jean Paul Sartre mientras estudiaba filosofía en la Sorbona. Ambos mantendrían una relación marcada por la libertad y enfrentada a las convenciones burguesas pero que con el paso del tiempo se ha mostrado marcada por su sufrimiento y muchas veces encontrada con sus propia “ideología”.

Ejercerá su profesión de profesora hasta que escribe su primera novela, “La invitada”, en 1943” en plena II Guerra Mundial y que utiliza un trío amoroso para abordar el tema de la confrontación entre libertad individual y colectivo , aspecto que seguirá presente en sus siguientes obras “La sangre de los otros” o “Los mandarines”.



La realización de ensayos es otro de los puntos importantes en la vida cultural de la artista francesa. Obras como “El existencialismo y la sabiduría de los pueblos”, en la que recopila varios textos sobre dicha corriente cultural reflexionando sobre ella, sus problemas y su función en la sociedad.

Su pensamiento político que incluyó la defensa del Mayo del 68, el maoísmo o la lucha de Argelia contra Francia, se puede encontrar en libros como “El pensamiento político de la derecha” o “La larga marcha (Ensayo sobre China)”.

Pero seguramente su obra más reconocida sea “El segundo sexo”, duramente criticado en su momento y asumido como uno de los ensayos capitales sobre el feminismo, en la que reflexiona sobre el hecho de ser mujer a lo largo de la historia, la forma en que la sociedad ha construido su imagen y de qué manera escapar de ella.

Simone de Beauvoir nunca renunció a plasmar sobre las páginas su propia vida, de ahí los diferentes tomos autobiográficos (Memorias de una joven formal, La fuerza de las cosas , La ceremonia del adiós, etc..) que escribió y en los que se mueve desde su evolución personal hasta la relación con Jean Paul Sartre.

Decir que la escritora francesa fue una adelantada a su tiempo puede sonar a frase hecha pero la realidad es que muchas de sus reflexiones todavía siguen vigentes y en pleno derecho para ser reivindicadas, lo que hace que su figura todavía hoy sea esencial.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso