domingo, octubre 10, 2010

Inercia informativa desdibuja y coloca a las mujeres en desventaja

Gladis Torres Ruiz
(CIMAC).- La publicación “Las Mujeres en el Crimen Organizado: Narcotráfico y Secuestro”, es un análisis y reflexión de cómo el periodismo mira el narcotráfico y dónde coloca a las mujeres, que cada vez más participan en este escenario.

Lo anterior lo señaló Josefina Hernández Téllez, autora del libro presentado ayer en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México, realizada como parte de las actividades del XV Encuentro Nacional del Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación de las Ciencias de la Comunicación.

La investigadora aseguró a Cimacnoticias, que hoy coexisten dos realidades las cuales evidencian que las mujeres estamos de todos lados, pero cuando “nos integramos lo hacemos de una manera diferenciada y discriminatoria donde lo único que se hace es explotar y relegarnos”.

En su opinión, lo anterior dificulta cada vez más la superación de todos estos prejuicios y problemas para reconocernos como humanas.


Señaló que el libro es producto de muchos años de trabajo y de la participación y colaboración de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), organización con la que dijo, “coincidimos hace muchos años en denunciar la cuestión sexista, patriarcal y misógina contra las mujeres”.

“Este trabajo es auspiciado y promovido por CIMAC, organización que hace 22 años se encuentra trabajando por sensibilizar sobre la condición social de las mujeres, no solamente a la sociedad sino particularmente a las y los periodistas”.

Por ello, agregó Josefina Hernández, el texto no sólo está dirigido a estudiantes de periodismo, también a las y los trabajadores de la información con el fin de darles herramientas para mirar cómo esta inercia informativa desdibuja a las mujeres y las coloca en lugares de prejuicios y de desventaja.

Durante la presentación, Lucía Lagunes Huerta, Coordinadora General de CIMAC, afirmó que el libro brinda luces sobre desde dónde el periodismo está mirando el narcotráfico y dónde estamos las mujeres. “Nos muestra que no importa el tema que abordemos, las mujeres estamos presentes, lo que pasa es que no nos miran”.

En los casos analizados en el libro, la constante es la construcción de la versión oficial, destacando aspectos personales y del medio de las mujeres, pero no se mira el significado social que tiene su incorporación al crimen organizado como recurso frente a la crisis económica, política y de seguridad nacional.

El periodista Jenaro Villamil, consideró que el libro es “provocador” y una buena sistematización de los medios impresos sobre lo que consideró “una tendencia infrenable”: la feminización del crimen organizado.

Al término de la presentación del libro, refirió que el texto marca la falta de perspectiva de género en la prensa mexicana frente al fenómeno y los casos de Sandra Ávila Beltrán, Laura Elena Zúñiga Huizar, Lorena González Hernández y Florence Cassez, muestran la interiorización del lenguaje sexista no sólo entre los periodistas hombres, si no también incluye a las periodistas mujeres.

“Nos expone que todo se vale con tal de vender la nota y las mujeres son mostradas en la medida en que son espectáculo a pesar de no ser el centro de los sucesos”, dijo.

Josefina Hernández Téllez concluyó que la información publicada en estos medios “reproduce y amplifica” la manera en que la sociedad entiende y ubica a las mujeres en roles sociales y sexuales, “con base en estereotipos”.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso