viernes, octubre 22, 2010

Comunicado de la Coordinadora Nacional de organizaciones de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas de Paraguay

Kaos en la Red La Coordinadora Nacional de organizaciones de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas, CONAMURI, en su 11° aniversario se dirige a la opinión pública para comunicar cuanto sigue:

Por largos tiempos han sido acalladas nuestras voces, pero hoy salimos organizadas a gritar las injusticias que sufrimos y a reclamar nuestros derechos.

Reconocemos que en el mundo y en América en particular se están dando cambios importantes hacia la construcción de sociedades más igualitarias, más justas y soberanas, entendemos que vivimos procesos de cambios nunca antes imaginados, y por sobre todo sabemos que esto es producto de las luchas del conjunto de los pueblos organizados.

Nuestro país no está ajeno a estos procesos de transformación, en la que las mujeres campesinas e indígenas también buscamos ser protagonistas activas porque sabemos que somos la mitad de la población y responsables de gran parte de la alimentación, primera garantía necesaria para la vida.

Rechazamos categóricamente la visión capitalista que se introduce en nuestros campos, mercantilizando todo, privatizando todo, agua, tierra, bienes naturales, destruyendo nuestro ambiente, generando desastres naturales sin precedentes, causándonos enfermedades desconocidas, amenazando nuestras vidas, imponiendo una lógica empresarial a todo y destruyendo nuestra forma de vida campesina e indígenas.



Rechazamos la transnacionalización de la producción alimentaria que sólo busca ganancias y más lucro a costa de nuestra salud, de nuestras vidas y de la naturaleza. Por eso mismo, rechazamos la apropiación yprivatización de las semillas, patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad por parte de empresas que mercan con la vida, robándonos futuro a nosotras y a nuestros hijos.

Rechazamos los monocultivos de granos, que se oponen a la biodiversidad. Este modelo de agricultura que exige grandes consumos de energía fósil y tecnología de punta es una de las responsables del calentamiento global que trae consigo cambios climáticos de cuyos efectos somos las primeras víctimas.
Las mujeres somos guardianas de las semillas, un rol que la humanidad nos ha encomendado históricamente, que asumimos conscientemente y comprendemos su importancia, por eso mismo renovamos compromiso con la Soberanía Alimentaria, por cuya causa no descansaremos, nos comprometemos a luchar por una convivencia armónica con la naturaleza, por la defensa de la agricultura campesina e indígena, por economías solidarias basadas en la reciprocidad.

Reclamamos al Estado políticas públicas específicas que atiendan nuestras demandas, acciones efectivas que nos ayuden en la lucha contra la pobreza, oportunidades de participación del diseño de las mismas. Ya no queremos ser objeto pasivo, puesto que somos sujetas activas queremos participar.

Reclamamos la aprobación de la ley de protección de variedades locales del maíz, y de todas las semillas nativas y criollas, que con nuestra creatividad y los saberes ancestrales que transmitimos de generación en generación hasta hoy la hemos conservado para beneficio de las futuras generaciones a quienes debemos un futuro que comienza hoy.

Reclamamos el reconocimiento de nuestra profesión de agricultoras, con los derechos laborales que corresponden como seguros sociales, jubilación, atención a nuestra salud, acceso efectivo a la justicia sin discriminaciones de ningún tipo, el cese de violencia contra nosotras, educación de calidad para nosotras y nuestros hijos e hijas, que reconozcan nuestra diversidad cultural y lingüistica, que nos permita reproducir nuestro modo de vivir sin expulsiones forzosas o intromisiones avasalladoras.

Reclamamos nuestro derecho a vivir en un ambiente sano, saludable, libre de contaminaciones de agrotóxicos.

Queremos un Paraguay libre de todo tipo de violencias, que nos permita seguir produciendo en libertad para alimentar al país., por eso rechazamos la criminalización de nuestras luchas y la de nuestros compañeros. Ser pobres no es ser criminal. No admitimos intromisiones políticas de extranjeras en nuestro país, ni la extranjerización de nuestras tierras y territorios,

Nosotras, mujeres campesinas e indígenas, nos mantendremos alertas por la soberanía alimentaria!

Mujeres campesinas e indígenas por la vida y la igualdad!

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso