lunes, agosto 23, 2010

Yo, la peor de todas. El papel de la mujer dentro de la iglesia católica

Santiago Tricánico / Profesionales Latinoamericanos/as c/ el Abuso de Poder (IP)
Con todo el derecho que le confería su cargo,pero sin ninguna razón evangélica o histórica, el fallecido Papa Juan Pablo II, abundó en el mañido argumento de que Jesús no llamó entre sus 12 apóstoles a ninguna mujer y por eso debe concluirse que las excluyó explicítamente de la dirección de la Iglesia Católica y por ende del ministerio sacerdotal.

La exclusión de la mujer de tareas propias de sacerdotes hombres es una cuestión meramente cultural y que en la actualidad carece de todo sentido.-

Si leemos el Nuevo Testamento sin prejuicios machistas, observaremos que Jesús brindó un trato igualitario tanto a mujeres como a hombres. En las primeras comunidades cristianas las mujeres ocupaban cargos de alta responsabilidad.- Varios teológos como la española Margarita Pintos, entiende que" Jesús, como buen judío, quería restaurar el Nuevo Israel y que la tradición de su pueblo le imponía de forma simbólica elegir a doce (uno de cada tribu de Israel),además varones, las mujeres no hubiesen representado la tradición," sostiene la teológa.


Con esta afirmnación la Iglesia nos dice parte de la verdad, y que los datos que nos interesan develar nos ocultan. Si nos fijamos con atención se puede apreciar es sus justos términos la presencia de la mujer en el movimiento creado por Jesús, sin tener en cuenta estereotipos vigentes Jesús integró en su círculos de discípulos a varias mujeres.

Las siete mujeres que siguen a Jesús de forma continua,María de Magdala, María de Betania, y su hermana Marta, Juana, Susana, Salomé, y la suegra de Simón Pedro, fueron personas muy libres de las amarras de aquellos tiempos.

Tras un somero repaso de las epístolas paulinas puede verse que las mujeres de las comunidades cristianas de esos días eran aceptadas y valoradas como integrantes con los mismos derechos y obligaciones que los varones. Pablo dejó por escrito la labor de Evodia y Síntique, otra mujer Junia considerada apóstola por los padres de la Iglesia de aquel tiempo, fue transformada en varón en la edad media por no poder admitir que una mujer hubiese sido apóstol, junto a Pablo.

El mensaje del fallecido Papa Juan Pablo ii fue claro con respecto al papel de la mujer no solo a través de sus documentos, sino también de sus obras canonizando a dos italianas cuyos mayores méritos fueron, el de una dejarse morir de cáncer por no querer abortar para someterse al tratamiento médico que la hubiera salvado, con lo que dejó sin madre a cuatros hijos y al recién nacido que no quiso perder. La otra fue elevada a los altares por aguantar hasta la muerte las pálizas constantes de su marido en lugar de divorciarse de él.

Una vez más la iglesia no quiere acompañar los nuevos tiempos, decidió levantar una fortaleza con un cartel que dice:"las mujeres no pasarán".

La mujer según lo entiende las altas esferas del Vaticano, es tratada como un ser inferior y condenada a la servidumbre por su naturaleza. No son pocos los sacerdotes que así piensan, pero no solo pueden usarla como empleadas domésticas, muchos las han hecho objeto de su lascivia, tema que puede ser abordado en otra oportunidad.-

SANTIAGO TRICANICO

MONTEVIDEO

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso