miércoles, julio 28, 2010

Esclavas en México....

Por Lydia Cacho
(CIMAC).- Cristina y Dora tenían 11 años cuando Domingo fue por ellas a la Mixteca en Oaxaca. Don José Ernesto, un militar de la Capital, le encargó un par de muchachitas para el trabajo del hogar. La madre pensó que si sus niñas trabajaban con “gente decente” tendrían la posibilidad de una vida libre, de estudiar y alimentarse, tres opciones que ella jamás podría darles por su pobreza extrema.

Cristina y Dora vivieron en el sótano, oscuro y húmedo, con un baño improvisado en una mansión construida durante el Porfiriato, cuyos jardines y ventanales hablan de lujos y riqueza. Las niñas aprendieron a cocinar como al patrón le gustaba. A lo largo de 40 años no tuvieron acceso a la escuela ni al seguro social, una de las hermanas prohijó un bebé producto de la violación del hijo del patrón. Les permitían salir unas horas algunos sábados, porque el domingo había comidas familiares. Sólo tres veces en cuatro décadas les dieron vacaciones, siendo adultas, para visitar a su madre enferma.

Actualmente hay registradas 1 millón 800 mil trabajadoras del hogar en México, el 93 por ciento no tiene acceso a servicios de salud y el 79 por ciento no recibe ni recibirá prestaciones. El salario promedio es de 1,112 pesos mensuales. Poco más del 8 por ciento del total no recibe sueldo porque sus empleadoras consideran que darles alimento y un sitio para dormir es pago suficiente.

Un 60 por ciento de las trabajadoras del hogar son de origen indígena y comenzaron a trabajar desde los 13 años. Estas cifras no incluyen a las niñas y mujeres que viven encerradas en condiciones de esclavitud doméstica extrema.



El trabajo del hogar pone a niñas y mujeres en gran vulnerabilidad de violencia sexual, embarazos no deseados, explotación, racismo y malos tratos.

Durante mi investigación sobre trata en el mundo encontré a mujeres de Kuwait que mandan comprar niñas esclavas domésticas en Uzbequistán.

El Parlamento Europeo recientemente admitió que aumenta el problema de la trata doméstica de mujeres indocumentadas. En México la mayoría de esclavas domésticas son mexicanas, se calcula que un 15 por ciento son originarias de Guatemala y El Salvador y su condición de indocumentadas permite a quienes la explotan impedir que salgan de casa, estudien o tengan vida propia. Lo mismo sucede con latinas en Estados Unidos y Canadá.

Durante siglos nos acostumbramos a mirar la esclavitud doméstica como algo normal para “ayudar” a niñas y mujeres indígenas. Bajo el hipócrita argumento de que explotándolas se les saca de la pobreza extrema, millones de mujeres, adolescentes y niñas viven sometidas a condiciones de trabajo humillantes y violentas que les impiden tener educación, salud y goce de vida social.

Todas y todos somos corresponsables de avalar esta forma de esclavitud, de utilizar un lenguaje despectivo para referirnos a las trabajadoras del hogar. Al igual que otras formas de trata de personas, la esclavitud doméstica es un producto cultural.

Este oficio es indispensable para que millones de mujeres puedan trabajar. Debemos mejorar las condiciones del trabajo del hogar reconocido legalmente y asegurar que en nuestro entorno no haya explotación disfrazada de rescate de la pobreza.

Lavar planchar, cocinar y cuidar niñas son trabajos tan dignos como cualquiera; reivindicar esa dignidad y el acceso a una vida mejor es el primer paso para erradicar la trata doméstica. La mejor manera de cambiar al mundo, es cambiándolo en nuestra propia casa.

(*Plan b es una columna publicada lunes y jueves en CIMAC, El Universal y varios diarios de México. Su nombre se inspira en la creencia de que siempre hay otra manera de ver las cosas, y otros temas que muy probablemente el discurso tradicional, o el Plan A no cubrirá)


No hay comentarios:

Género con Clase Impreso