lunes, septiembre 29, 2014

México: Mujeres organizadas elaborarán el Informe Alterno Beijing+20

Juana María Nava

(SEMlac).- Mujeres pertenecientes a diversas organizaciones y colectivos en México elaborarán el Informe Alterno Beijing +20, en el que harán un repaso de los avances y retrocesos de la política gubernamental en las diferentes esferas que conforman el Plan de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, celebrada en China en 1995.

Para trazar la ruta crítica y definir la metodología a utilizar para la conformación del documento, a principios de septiembre se reunieron, en el Distrito Federal, más de 70 mujeres de 22 entidades del país, quienes trabajarán de forma independiente los informes estatales, de acuerdo con la problemática que enfrenta este sector poblacional de manera particular en cada localidad.

Estas investigaciones serán integradas al Informe Alterno, que deberá estar concluido para diciembre del presente año.

Se trata de un ejercicio interesante en el que se evaluarán las acciones del gobierno mexicano durante los últimos 20 años en materia de políticas públicas efectivas que garanticen a las mujeres la igualdad, la no violencia, la no discriminación, como lo establecen los 12 temas centrales de la Plataforma de Acción, la cual está comprometido a cumplir.

La idea es que sea un documento que visibilice las diversas realidades en el país, por eso es importante la participación de las mujeres de los estados, dijo Lourdes García, directora de Ciudadanía en Movimiento en Camino a la Igualdad de Género AC, CIMIGE.

Como una de las impulsoras de la elaboración del mencionado informe, García comentó que el objetivo es hacer el balance de cumplimiento de la Plataforma de Acción de Beijing por parte del gobierno mexicano, a 20 años de su suscripción, e identificar la agenda post 2015.

Los objetivos específicos de esta acción serán elaborar la agenda post 2015 de las mujeres que recupere enfoques, temas y problemas no abordados de forma integral; favorecer la articulación de los feminismos en el ámbito nacional, estatal y municipal; hacer una amplia difusión de los informes elaborados, y generar procesos de formación y renovación de cuadros feministas, comentó también Magdalena García, del Bufete de Estudios Interdisciplinarios, AC.

Contexto

La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, de las Naciones Unidas, realizada en Beijing, China, del 4 al 15 de septiembre de 1995, ha sido la mayor y más influyente de todas las conferencias de esa índole hasta la fecha.

Se calculó la asistencia de por lo menos 30.000 activistas de todo el mundo, así como la participación de 189 gobiernos, que al final se comprometieron a implementar acciones concretas y medibles para garantizar a mujeres y niñas el disfrute de todos sus derechos humanos.

Las delegaciones gubernamentales y las mujeres diversas y organizadas que estuvieron en esa cita, lograron acuerdos significativos durante dos semanas de debates y confrontaciones ideológicas, para al final conseguir compromisos históricos contenidos en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, un plan de avanzada que guiaría las acciones de los Estados en materia de igualdad y empoderamiento.

La Plataforma tomó como marco de preocupación 12 esferas principales, sobre cuyos objetivos estratégicos se deberían basar las políticas públicas.

Los ejes temáticos son: La mujer y la pobreza, Educación y capacitación de la mujer, La mujer y la salud, La violencia contra la mujer, La mujer y los conflictos armados, La Mujer y la economía, La mujer en el ejercicio del poder y la adopción de decisiones, Mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer, Los derechos humanos de la mujer, La mujer y los medios de difusión, La mujer y el medio ambiente, y La niña.

A cinco años de la implementación de la Plataforma, se llevó a cabo la primera revisión (Beijing + 5), en la sede de las Naciones Unidas, en junio de 2000.

Defensoras y activistas feministas de más de 1.000 organizaciones no gubernamentales se reunieron con delegados gubernamentales de 148 países para revisar el avance logrado hasta entonces, y adoptar nuevas medidas necesarias para acelerar la ejecución de la Declaración de Beijing y su Plataforma de Acción.

Las revisiones periódicas quinquenales han obligado a los Estados al cumplimiento de los compromisos de Beijing; sin embargo, ningún país ha logrado completar el plan. Las mujeres continúan con una serie de desventajas en todos los órdenes, e incluso ha habido retrocesos en temas como la violencia de género y los derechos sexuales y reproductivos.

En marzo del próximo año, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas llevará a cabo un examen y una evaluación de la aplicación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, a 20 años de su implementación.

Evaluación alterna

México ha elaborado su informe gubernamental, y las feministas mexicanas, en consecuencia, harán el ejercicio de evaluación de lo presentado oficialmente, señalando avances, pendientes, retrocesos, así como añadiendo otros temas de preocupación de la condición social de las mujeres que no se contemplan en los 12 ejes de la plataforma.

Las mujeres reunidas a principios de septiembre, procedentes de diversas organizaciones sociales de 22 estados del país, acordaron aprovechar la coyuntura del 20 aniversario de Beijing, para hacer la revisión de lo hecho o no en México en favor de sus derechos humanos.

Buscamos, además del nacional, tener informes alternos ejecutivos por entidad federativa considerando el contenido del informe oficial, la diversidad del territorio de la República y nuestras preocupaciones estructurales, con datos estadísticos detallados, según proceda, sobre todas las esferas de preocupación, comentó Magdalena García.

Habremos de citar, además de los rezagos, ejemplos de buenas prácticas de políticas e iniciativas aplicadas en cualquiera de las esferas, y basarnos en los objetivos estratégicos y los indicadores que reporta la ONU, los informes de México, y las evaluaciones anteriores para elaborar nuestros propios informes, agregó.

Las activistas, que en su gran mayoría trabajarán conjuntamente con otras organizaciones de cada entidad federativa, insistieron en abordar en el Informe Alterno Beijing+20 cuestiones clave en cuanto a oportunidades y contratiempos a la hora de aplicar la Plataforma de Acción.

También otras prioridades adicionales como la situación que enfrentan grupos poblacionales concretos, entre ellos los de las jóvenes, las urbanas, rurales, de edad mayor, con discapacidad, las indígenas, las que viven con VIH, entre otros que no están desglosados en el plan original.

Género con Clase Impreso