martes, septiembre 23, 2014

Isabel de Farnesio, sexo y poder

Edmundo Fayanas Escuer

nuevatribuna.es Nace en la ciudad italiana de Parma, el 25 de octubre de 1692. Era hija de Eduardo de Farnesio, heredero del ducado de Parma y de Dorotea Sofía de Neoburgo. Era el segundo descendiente de dicho matrimonio.

Los primeros años de su vida transcurrieron en Parma, rodeada de lujos, debido a su abolengo. Su padre murió cuando ella tenía un año. Entonces pasó a ser tutelada por un corto periodo de tiempo, por su abuelo el duque Ranuncio II y después por su tío Francisco, que era duque de Parma y que acabó convirtiéndose en padrastro, al contraer matrimonio con su madre Dorotea Sofía.

Recibió una exquisita educación y tuvo los preceptores más prestigiosos del momento, estudiando gramática, retórica, historia y geografía. Cuidó especialmente el estudio de los idiomas, llegando a hablar siete lenguas, como el francés, toscano, castellano, griego, latín…

Se le dio una notable formación artística, como baile, música (tocaba el clavicordio). Recibió clases de pintura por parte del pintor Avanzini. Desde joven ayudó a numerosos artistas y fue una asidua lectora, lo que le hizo poseer una importante colección de libros, que con los años se convirtió en una de las bibliotecas mejores de Europa. Toda esta formación la convierten en una mujer muy culta. Además tenía una gran inteligencia y una amplia preparación política.

Isabel poseía un cuerpo esbelto y atractivo, pero de niña sufrió la viruela que deja marcada su cara afeándola notablemente. Tenía un fuerte carácter y una personalidad autoritaria, que le hacía ejercer una gran influencia.

Las muertes de su hermano mayor, Alejandro Ignacio en 1693 y de su padre Eduardo en 1963, la convierten en tercera aspirante en la línea sucesoria del ducado de Parma. Así muere primero su tío y posteriormente su padrastro Francisco en 1695 y después Antonio Farnesio. Esto hace que Isabel sea heredera única de los Estados de los Farnesio y de los Medicis a partir de 1743.

El 14 de febrero de 1714, fallece María Luisa de Saboya, que era la primera esposa de Felipe V. Tanto la princesa de Ursinos (que actuaba como primer ministro) y el consejero Jean de Orry, entendieron que debía casarse nuevamente Felipe V, pues tenía solo treinta años, era joven todavía y era muy activo sexualmente, de su matrimonio con María Luisa, tuvo dos hijos, Luis y Fernando lo que ya le aseguraba la continuidad dinástica.

La princesa de Ursinos que tenía un gran poder, fue la encargada de buscar la mujer que se casaría en segundas nupcias con Felipe V. El cardenal Alberoni arzobispo de Málaga le propuso a Isabel de Farnesio, que la definió como “una princesa sumisa, obediente, sin deseos de mando, a la que no le gusta mezclarse en los negocios de la nación ni en las intrigas que rodean el trono…, es una buena muchacha, regordeta, saludable y bien alimentada… acostumbrada a no escuchar otra cosa que no se refiera a la costura y el bordado”.

Esta descripción entusiasmó a la princesa de Ursinos, que ya no indagó más, pues de esta forma ella seguiría mandando. La realidad, como vemos, es que la descripción del cardenal Alberoni era la contraria de lo que realmente era Isabel de Farnesio. Esto le permitió ascender a Alberoni al poder en España.

A mediados de 1714 se produjo el matrimonio por poderes. Inmediatamente emprendió el viaje hacia España, a través de Francia y aprovechó para tener un conocimiento real de la vida política en la Corte española. En su camino visitó a su tía materna, Marina de Neoburgo.la cual le previno sobre el control que tenía la princesa de Orvinos sobre su marido. Después fue recibida en Pamplona por el cardenal Alberoni.

Felipe V la esperaba en Guadalajara, pero la princesa de Orvinos se adelantó y la recibió en Jadraque, para darle la bienvenida, el 22 de diciembre de 1714. Al recibirla la princesa de Orvinos no hizo la reverencia y la trató con familiaridad. Isabel reaccionó de forma violenta expulsándola de su presencia y de España de manera inmediata.

Se reunió con Felipe V el día de Navidad, 24 de diciembre de 1714 en el palacio del Infantado de Guadalajara, donde se ratificó la boda e inmediatamente se fueron a la cama a consumar el matrimonio.

Felipe V ratificó la expulsión de la princesa de Orsinos y de todos sus colaboradores. Fue destituido Orry al frente de Hacienda, Macanaz fue enviado al exilio y el confesor real Robinet, fue sustituido por el padre Daubeton, siguiendo únicamente el marqués de Grimaldi. La reina enseguida se ganó el cariño de los españoles, pues había eliminado al denominado partido francés, instalado sólidamente en la Corte. Pero la decepción también fue rápida, pues fueron sustituidos por italianos y no por españoles.

Isabel sin poseer una gran talento político disfrutó de un gran poder durante casi cincuenta años de la historia de España. Era muy enérgica, voluntariosa y ambiciosa. Para realizar todo esto contó con la ayuda inestimable del cardenal italiano Alberoni que ejerció siempre como un primer ministro. También jugó un papel muy importante el padre confesor del rey Daubenton, a quien recurría constamente el rey.

Cada vez influenciaba más Isabel en Felipe V, de forma que hizo cambiar la policía exterior española. Empezó por reclamar sus derechos dinásticos en Francia. Consecuencia de ello, se firmó el Primer y Segundo Pacto de Familia. Hizo que la política española se centrara en Italia, intentando recuperar para la monarquía española, los territorios italianos que se habían perdido por el Tratado de Utrech.

Isabel llenó de atenciones a Felipe V y siempre estuvo cerca de su marido. Luis Salazar Castro describía muy bien la situación: “El Rey, es inclinadísimo al honesto ejercicio de la caza y la Reyna tiene tal gusto y tal destreza en ella que su más delicioso tocado es el campo y el arcabuz la enseñanza de los más expertos cazadores. El Rey ama la música, y la Reyna lo sabe con mucha gracia, y encuentra en ella la más inocente diversión, que deleyta tanto los ánimos más racionales, más cultivados, y más sensibles. La pintura es el ídolo del rey que se muestra dichoso y la Reyna hace del pincel su más agradable aguja. En todo es su majestad conforme a las gloriosas e inculpables inclinaciones de su real Unión”.

Felipe V era una persona muy activa sexualmente y la reina siempre lo complacía. Esto, llegó a ser el arma más eficaz como forma de influencia. Felipe V tenía , el sexo y la religión. El cardenal Alberoni decía que el rey lo que necesitaba era “un reclinatorio y una mujer”. El embajador francés Saint-Aignon escribía en 1717 “el monarca se está destruyendo visiblemente a causa de la utilización excesiva de la reina. Está completamente agotado”.

Felipe V era conocido como “el guarro” pues pasaba largas temporadas sin lavarse. Como hemos visto su promiscuidad sexual era inagotable, al mismo tiempo que su puritanismo y remordimientos eran inmensos, lo cual le provocaban terribles dolores de cabeza y depresiones. Así que cuando se quedó viudo de su primera mujer, la prioridad es encontrarle una nueva esposa, para que pudiera fornicar sin remordimiento.

Fruto de su matrimonio fueron siete hijos:

Carlos III (1716-1788), rey de España y de las Dos Sicilias.
Francisco (1717). Fallecido al poco de nacer.
Mariana Victoria (1718-1781). Fue esposa de José I y reina de Portugal.
Felipe (1726-1765). Duque de Parma.
María Teresa (1720-1746). Esposa de Luis, Delfín de Francia (hijo de Luis XV.
Luis Antonio (1727-1785). Arzobispo de Toledo y cardenal desde 1735 a 1754, cuando abandona la vida eclesiástica, al recibir el Condado de Chinchón.
María Antonia (1729-1785). Fue esposa de Víctor Amadeo III de Cerdeña.


Isabel no fue una madre amorosa pues todo su tiempo lo dedicó a las intrigas políticas para, precisamente forjarles ese brillante porvenir que deseaba para sus hijos

El rey Federico II de Prusia la describía así: “La Reina Isabel de Farnesio, habría querido gobernar el mundo entero; no podría vivir más que en el trono. Se le acusó de haber precipitado la muerte de don Luis, hijo del primer matrimonio de Felipe V. Los contemporáneos no pueden acusarla ni justificarla de este asesinato. El carácter de eta mujer singular estaba formado por la soberbia de un espartano, la tozudez de un inglés, la sutileza italiana y la vivacidad francesa. Andaba audazmente hacia la realización de sus propósitos; nada la sorprendía, nada podía detenerla...”

Felipe V muere en 1746, pero desde hacía ya seis años presentaba una gran inestabilidad mental. Sube al poder Luis, que muere rápidamente debido a una viruela y que como hemos visto acusan a Isabel de este hecho. Le sucede Fernando VI. Isabel siempre mostró una gran antipatía por Fernando, negándose en el reinado de Felipe V a que formara parte del Consejo de estado, lo cual dificultó que aprendiera sobre las distintas instituciones políticas del reino.

Al subir al poder Fernando VI, desterró a Isabel al real sitio de la Granja de San Ildefonso en Segovia. Aunque ella se hizo construir otro palacio cercano, el Palacio Real de Riofrío. En este periodo de doce años, se dedicó a mantener una correspondencia fluida con sus hijos y especialmente con su hijo Carlos que era rey de Nápoles.

Al mismo tiempo llevaba una vida cultural muy intensa, pero siempre estuvo atenta a la evolución política del reinado de Fernando VI y muy especialmente tras la muerte de su esposa, Bárbara de Braganza. En sus años de gobierno, Fernando VI cayó frecuentemente en fuertes depresiones cercanas a la demencia. Fernando VI muere en el año 1759 sin descendencia, lo que provoca que el primogénito de Isabel sea nombrado rey de España con el Título de Carlos III.

Isabel inmediatamente después de la muerte de Fernando VI abandona el exilio y vuelve a la corte madrileña. Como Carlos estaba en Nápoles pues entonces era su rey, solicitó a su madre Isabel, que se ocupara de los asuntos de gobierno en calidad de Regente, posición que ella aceptó muy gustosa. De esta forma, Isabel de Farnesio gobernó como Regente de España entre agosto y diciembre de 1759.

Carlos III mantuvo a su madre siempre junto a él, asesorándole en todos los asuntos políticos. Sin embargo, Isabel nunca se entendió con la mujer de Carlos III maría Amelia de Sajonia, que tenía apenas dieciséis años y que en consecuencia era mucho más joven que Carlos III que ya tenía 43 años.

Isabel se retira al palacio Real de Aranjuez a finales de 1765, llena de achaques propios de su avanzada edad. Muere a la edad de setenta y tres años, el 11 de julio de 1766. Es enterrada junto a los restos de Felipe V en el Palacio real de la Granja de San Ildenfonso, en un mausoleo emplazado en la Real Colegiata de la Santisima Trinidad, en la llamada Sala de las reliquias, templo que está unido al propio palacio.

Dentro del legado artístico que nos dejó es que tanto Felipe V como Isabel de Farnesio formaron una importante colección de arte. Cada cónyuge marcaba sus cuadros con un símbolo dinástico. A Isabel le gustaba especialemnte el pintor Murillo, del que consiguió una extensa colección.

Podemos comprobar como el sexo y la ambición son factores fundamentales para lograr el poder en la España de los monarcas.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso