lunes, agosto 05, 2013

Comuna Socialista e Igualdad de Género

Yhosmary Franco

Aporrea La lucha por el socialismo parte por la erradicación de todas las desigualdades sociales, donde la desigualdad de género es una de las principales murallas que se debe destruir para avanzar hacia la nueva sociedad. Si entendemos a la Comuna como el germen de la nueva sociedad que extinguirá al estado burgués, es imposible imaginarla con la supervivencia de la cultura patriarcal, por ello se hace necesario que los hombres y las mujeres llamad@s a construir la comuna estén conscientes de la necesidad histórica de transformar las relaciones de género.

En una primera fase de construcción de la comuna, se hace necesario impulsar la incorporación masiva de las mujeres a la lucha política, y con ello promover la organización de las mujeres en torno a sus problemáticas, dicha organización debe ir generando los debates necesarios sobre el feminismo, así como llevar a la práctica experiencias concretas del poder popular que permitan sentar las bases para la construcción de la comuna desde una perspectiva de género.

Uno de los temas más importantes que se debe considerar en la construcción de la comuna socialista es la lucha por la eliminación de la violencia de género, el rostro más salvaje del capitalismo patriarcal es la violencia hacia la mujer, ya sea violencia doméstica, física, psicológica, sexual, prostitución, violencia obstétrica, violencia mediática, violencia simbólica, violencia patrimonial y económica, violencia laboral, etc., y esta no debe tener cabida en una comuna socialista, que pretende ser el modelo de la nueva sociedad.

Por ello la comuna debe impulsar como primeras medidas: Campañas de concientización en contra de la violencia de género; creación de Centros de Atención Integral a la Mujer, con profesionales en diversas áreas con el fin de realizar asesorías y prevención en materia de Género y Violencia en todas sus expresiones. Además que estos centros de atención integral a la Mujer actúen como casas de abrigos para las mujeres víctimas de violencia. Y trabajar en una red de denuncias en contra de la violencia de género (abogados/as, funcionarios/as, fiscalía, CICPC, tribunales, defensoría pública etc.), con el fin de brindarles apoyo a las mujeres.

Otro tema trascendental que debe emprender la comuna socialista es la lucha por la socialización del trabajo del hogar, sabiendo que la mujer es doblemente explotada por hecho de asumir dos jornadas laborales: el trabajo asalariado y el trabajo del hogar. Se hace necesario impulsar la organización de la comuna en torno a: Creación de servicios comunes como lavanderías, guarderías, comedores comunales, entre otros; Gestión comunal de la educación preescolar; y creación de casas integrales de atención, recreación y cuidado para l@s adult@s mayores.

Hay que tener presente dos aspectos fundamentales en este tema:

En primer lugar que la socialización del trabajo del hogar parte también de la toma de conciencia al interno de los hogares, donde la repartición de este trabajo debe ser equitativa entre los hombres y las mujeres que comparten este espacio de convivencia, y donde progresivamente se deben ir construyendo nuevas relaciones de género.

En segundo lugar, es entender que la creación de espacios comunales para socializar el trabajo del hogar, debe ser asumido por TODA la comuna, es decir, tanto hombres y mujeres tienen la obligación de ayudar en el cuidado de l@s niñ@s y ancian@s, y atención de los servicios comunales en general, sabiendo que este trabajo no debe ser feminizado.

Si no tomamos en cuenta estos dos aspectos importantes caeríamos en el error de reproducir la cultura patriarcal, naturalizando el hecho de que solo la mujer siempre debe asumir la responsabilidad del cuidado de la familia y las tareas del hogar.

yhosmaryfranco@gmail.com *
Twitter: @yhosmary

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso