jueves, marzo 08, 2012

Día Internacional de la Mujer: Otra jornada mundial de lucha

Por Mariela Pérez Valenzuela / Revista Mujeres
Como desde hace muchos años atrás, este 8 de marzo será para millones de mujeres otra jornada para hacer valer sus derechos, seguras de que sólo unidas podrán extender su lucha para ser reconocidas, vivir sin discriminación y en igualdad de condiciones que los hombres.

Ciento dos años se cumplen este 8 de marzo de que por propuesta de la luchadora política alemana Clara Zetkin se designara tal fecha para celebrar el Día Internacional de la Mujer.

Aun cuando en algunos países se reconocen sus derechos y se trazan políticas que las benefician, en general son pocos y lentos los avances mostrados en la mayoría de las naciones, donde son excluidas, maltratadas e ignoradas en el plano político, económico y social.

Una muestra del trabajo desarrollado por algunos gobiernos a favor de las mujeres sucede en Nicaragua, donde el Parlamento Nacional recién aprobó una nueva legislación integral contra la violencia hacia las mujeres, la cual ampara los derechos de ese sexo y en la que se tipifican como infracciones la intimidación o amenaza, la violencia laboral y la psicológica, la patrimonial y económica.



Un ejemplo contrario es México, donde la política no es para mujeres, y menos para las indígenas, según Antonieta Hernández, dirigente del Consejo Mazahua Almoloya de Juárez, en el estado de México, vecino al Distrito Federal.

“La búsqueda de espacios ha sido ardua, ha costado doble esfuerzo, por ser mujeres e indígenas. Los partidos nos ven como botín electoral”, dijo Hernández a la agencia IPS.

Más de la mitad de los pobres son mujeres

Las mujeres constituyen el 60 por ciento de los pobres del mundo y los dos tercios de sus analfabetos.

Si ocupan cargos públicos o privados reciben salarios más bajos que los hombres por similar actividad laboral, carecen de seguro médico y, si se conoce que están embarazadas, casi siempre son despedidas porque no pueden rendir físicamente como las demás.

Aunque algunos tratan de justificar que las mujeres se desempeñan en puestos de menor responsabilidad y remuneración que los hombres porque están poco preparadas, una muestra de que no siempre es cierto publicó Milenio en su edición digital.

De acuerdo con ese medio de prensa, uno de cada tres mexicanos que afirmó tener un nivel de instrucción medio o superior no encontró empleo al cierre del 2010 y la posibilidad para enrolarse al mercado laboral fue más compleja para las profesionales.

También en el ámbito rural la población femenina obtiene menos beneficio del trabajo que los hombres, y afrontan dificultades nuevas debido a la crisis económica y alimentaria.

Un reporte de Naciones Unidas sobre género en el trabajo agrícola advirtió que pese a que la desigualdad varía de forma considerable entre las diferentes regiones y sectores, existe la evidencia de que, a nivel global, ellas obtienen un menor beneficio del empleo rural -ya sea en un trabajo asalariado o por cuenta propia- que los hombres.

Esta situación se da en países de todos los continentes y con desigual nivel de desarrollo. En California, Estados Unidos, las mujeres de bajos ingresos, madres solteras y sus hijos, son quienes hoy más sufren el impacto de la crisis económica y los recortes al presupuesto estatal.

Junto a la drástica elevación de la tasa de desempleo y la reducción de horas laborales, las madres solteras jefas de familia se enfrentan a los recortes en programas clave que las preparan para encontrar un empleo y dejar atrás el ciclo de pobreza.

Según el reporte Impacto de la Gran Recesión y la Crisis Presupuestal, de la organización California Budget Project y la Fundación de Mujeres de California, 82 por ciento del descenso en la matrícula de los colegios comunitarios desde 2007 hasta 2011 fue de mujeres.

De 2007 a 2010, la participación de las madres solteras con empleo cayó 10 por ciento, el nivel más bajo en casi 15 años, mientras que la tasa de pobreza escaló de 31,7 a más de 35 por ciento, señaló el documento.

Lejos de cumplirse los Objetivos del Milenio

Para el 2015 es improbable que se cumplan los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) referidos a promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, a los que se comprometieron 189 Jefes de Estado y Gobierno reunidos en la sede de las Naciones Unidas en el año 2000.

En ese contexto, y tomando como fuente a América Latina, millones de afro-descendientes sufren doble discriminación por su sexo y por el color de su piel y la situación es tan grave que ya se trata de manera diferenciada en foros internacionales.

En los países pobres el riesgo de perder la vida debido a inconvenientes en el embarazo y el parto es de uno cada 76 mujeres, comparado con una cada ocho mil en el mundo industrializado, lo cual corrobora la pésima atención que reciben las de menos recursos.

En el África Subsahariana unos 32 millones de futuras madres están expuestas anualmente a contraer la malaria.

A ello se agrega que la falta de personal especializado conspira contra la salud de estas personas, necesitadas de asistencia durante esa etapa de la vida y su culminación, con la llegada del bebé, lo cual eleva a niveles altos la mortalidad materna.

Otro problema que enfrentan hoy las mujeres que residen fundamentalmente en África, Oriente Medio y Asia, es que entre 85 y 114 millones han sido sometidas a mutilación de sus genitales.

De acuerdo con la OMS, todos los días unas ocho mil mujeres y niñas en todo el mundo sufren ablación, es decir, la mutilación de sus genitales. Ese organismo estima que 130 millones de ellas han víctimas de este tipo de intervenciones.

La doctora Elise Johansen, del departamento de Salud reproductiva de la OMS, detalló que las niñas entre cuatro y 12 años son las que están más expuestas a sufrir este tipo de mutilaciones.

“Es parte de un ritual en el que el dolor forma parte del objetivo. También persiguen inscribir en su memoria corporal los riesgos y peligros asociados a la sexualidad y por tanto esperan que resistan mejor las tentaciones sexuales”, indicó la doctora Johansen.

En Mali, uno de los países donde más arraigada está la mutilación genital femenina, más del 85 por ciento de las mujeres la ha sufrido. Mientras que en algunas regiones africanas, la tasa de afectadas incluso llega al 92 por ciento, según denunció la Cruz Roja.

Más de un siglo de lucha

Historiadores vinculan la elección del 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer con dos hechos ocurridos en la ciudad de Nueva York: el primero, una gran marcha de obreras textileras, que en 1857 desfilaron por los barrios adinerados de esa ciudad estadounidense en protesta por las miserables condiciones en que laboraban.

El segundo aconteció en 1908 cuando 40 mil costureras industriales norteamericanas se declararon en huelga para exigir el derecho a integrarse a los sindicatos, mejores salarios, jornadas laborales más cortas y en rechazo al trabajo infantil. La consigna fue Pan y Rosas.

Ese día, 129 obreras del mismo sector murieron en un incendio en la fábrica estadounidense Cotton Textile Factory, en lo que se considera un asesinato masivo. No pudieron salvarse. Los dueños de la fábrica las encerraron para que no salieran.

Aquellos heroicos y tristes sucesos, en época de la revolución industrial, motivaron a la luchadora por los derechos femeninos, la alemana Clara Zetkin, a proponer el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer en la Segunda Conferencia de Mujeres Socialistas celebrada en Copenhague, Dinamarca, el 27 de agosto de 1910.

La sugerencia de Zetkin, conocida precursora del feminismo, fue aceptada de manera unánime por las más de 100 asistentes al evento.

Hasta hoy, la lucha de aquellas mujeres que reivindicaron la condición femenina, continúa en la mayor parte del planeta.

Tomado del blog DesdeCuba

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso