viernes, febrero 17, 2012

Cuba: "Somos iguales ante la ley, pero distintos en cuestión de género"

x Mayra García Cardentey
Entrevista realizada por Mayra García Cardentey, periodista del semanario Guerrillero de la provincia de Pinar del Río al Dr. Julio César González Pagés, director de la Red Iberoamericana de Masculinidades

Macho, varón, masculino responden cuando preguntan qué cosa es ser hombres. ¿Sexualidad? ¿Paternidad? ¿Hegemonía? son algunas de las preguntas para las que aún ni ellos ni nosotras mismas tenemos todas respuestas.

¿Nos gusta en realidad los hombres que nos desprecian?, ¿defender los derechos de las mujeres convierten a los hombres en gay?, ¿las lesbianas no reproducen códigos machistas?, conforman otras de las interrogantes que el Dr. en Ciencias Históricas, Julio César González Pagés, director de la Red Iberoamericana de Masculinidades y autor de Macho, varón, masculino, intenta aclarar.

Macho, varón, masculino… ¿oriental? ¿Hay características psico-sociales que definen a una región más machista que otra?
Toda la Isla es machista, de una punta a la otra, no lo matiza la región. Quizás como el Oriente del país es el que más emigra, ha sido el más satirizado. Desde el humor se exhibe a un hombre oriental, bruto, feo, agresivo, conflictivo. Se es muy irresponsable con esta proyección, es una región con millones de personas muy inteligentes y responsables, pero en el imaginario está la imagen de hombre macho, oriental. En La Habana hay muchas situaciones de machismo y violencia, matizadas por la ciudad, iguales de lacerantes y agresivas. Todas las regiones del país deben de aprender de otros tipos de actitudes.



Además del mito de que los hombres “no lloran”, que “deben ser fuertes”, existe el asociado a la sexualidad, fundamentalmente con relación al tamaño del órgano sexual masculino. ¿En realidad a las mujeres y los hombres les interesa tanto esto?

Al pene se le llama miembro igual que a los parlamentarios, y el órgano sexual femenino no tiene esa nominación. Muchas de las féminas en entrevistas nos hablaban que la sexualidad era mucho más de cariño, de caricias, y no necesitaban el tamaño genital. Pero en encuesta nos salía que el 85 por ciento prefieren los penes grandes. Eso te da la magnitud de que hay un imaginario en las personas que responde a una ideología marcada como el machismo, por falsos esquemas de virilidad.

Existe otra creencia de que a las mujeres les gusta la dominación, que son “hijas de maltrato”, “desechan a quienes las quieren y aman a quienes las lastiman”. ¿Es cierto?

A las mujeres no les gusta la violencia. Ellas han aprendido y creen que eso es lo que les da placer. Lo que hacen es responder a códigos. Incluso hay hombres que afirman que nos les place pero si no lo hacen les pasan por arriba. Y en ese pasar por encima, todos nos pasamos unos a los otros.

Algunas investigaciones demuestran que en varios aspectos de índole doméstica y económica, las mujeres son más machistas que los propios hombres. Prefieren que este mantenga el status de sostén económico del hogar y ellas cumplan las obligaciones domésticas, “ellos no lo hacen bien”, esgrimen. ¿Qué considera?

Una mujer no va a tener “dignidad” si el hombre a su lado es “débil”. Asimismo tiene una exigencia social. Todas son normativas aprendidas. Si bien estamos conscientes de que la violencia mata, de que el machismo es una actitud negativa, también desde las propias féminas existe una exigencia de esa hegemonía, incluso dicen “a mi no me gusta que el hombre pierda ese toque de macho”. El machismo va más allá de ser hombre o mujer, es una ideología que todos practicamos.

Cuba tiene el índice de divorcio más alto de América Latina, algunos culpan de ello a las libertades alcanzadas por las mujeres. ¿Pudiera verse así?

Cuba fue el primer país de América Latina en legalizar el divorcio en 1918. Fue fruto de esa inconformidad de las féminas cubanas que antes de poderse divorciar, el marido les podía ser infiel y no pasaba nada. Pero si ella era la adúltera, podía ser muerta por el marido y este solamente desterrado del país. Hoy día las mujeres no aguantan la bota de un hombre encima imponiéndoles castigos, normas, costumbres que ya no desean. Si el divorcio no es la solución para mejorar las relaciones de pareja, al menos ha permitido defender, por parte de las mujeres, relaciones de equidad.

Haila es la imagen de la Campaña contra la violencia de género, mas ella en sí reproduce estereotipos machistas sobre la figura de la mujer e incita en sus canciones a la violencia contra el hombre, como en su video clip La Mala. ¿No es contraproducente esto?

El tema de la lucha contra la violencia va más allá de la cantante que pueda liderar un tema; las asesorías son importantes. Si no te asesoras, piensas que lo que haces está bien. No dudo de la buena voluntad de Haila en sus acciones contra la violencia a las mujeres. Pero si reproduces un estereotipo de imagen Barbie, de símbolo sexual, fémina hegemónica, maltratadora de hombres puede, de cierta forma, reproducir la violencia de las mujeres hacia los hombres. Soy de unir puentes, es una artista popular y quizás pueda reformular su propuesta. Más que desacreditarla quizás es debatir, no censurar.

En Cuba se han estipulado muchas leyes en aras de lograr la igualdad y contra la violencia de género. Pero en algunos campos no se nota la diferencia ¿Va más allá de la disposición jurídica?

Las leyes no son las encargadas de cambiar las actitudes de las personas.Pensadores de izquierda tan difundidos en la Isla como Lenin dijeron: “la igualdad ante la ley no es la igualdad ante la vida”. En Cuba somos iguales ante la ley, pero tenemos una construcción de género que nos hace muy desiguales.

También las leyes han beneficiado a los hombres en temas como el ser padres. Ahora existe la Ley de Paternidad pero muy pocos se han acogido a ella. ¿Es muestra también de fuerte arraigo del machismo?

Sí, muchos no la han asumido. Cuando entrevistamos nos decían que no le tiráramos fotos, no querían aparecer en actitudes de paternidades responsables. “No, me van a dar cuero en el barrio”. La paternidad todavía no se ve como parte importante del prestigio de los hombres. Se sigue reproduciendo el mito del Don Juan, de personas irresponsables. Por otra parte, los hombres, por una cuestión machista, no dialogamos mucho con nuestros hijos, y hay tantas cosas que no tenemos a quien contárselas por miedo al rechazo.

Algunos piensan que en cuanto a la violencia contra la mujer, las leyes cubanas son benévolas…

Las leyes son precisas, lo que falla es la aplicación. Tenemos leyes buenas, pero son ejercidas por compañeros y compañeras que tienen una visión patriarcal. He visto una muchacha violentada por un masturbador, y al ir a la estación de policía a denunciar, iba con una saya corta. El oficial le dijo “cómo no te van a ofender si tienes esa saya”. Eso es una sutileza de género; a ningún hombre por ir en short, alguien lo agrediría sexualmente. Tenemos raseros, no desde las leyes sino desde el imaginario de la justicia. En eso tenemos que ganar experiencia, perdemos la batalla cuando no tenemos capacitado al personal.

Hablar sobre nuevas formas de masculinidad es interpretado, en muchas ocasiones con cambio de orientación sexual. ¿Le ha pasado?

Uff, sí (risas) Cuando se habla de una masculinidad en crisis no se trata de la opción sexual. No se trata de debutar ahora todo el mundo en homosexuales, en transexuales. Se trata de que se cambien patrones innecesarios. Nosotros todo el día actuamos nuestras masculinidades. Recién paseaba por la calle y dos hombres se saludaron y se dieron una de manotazos que por poco se quedan sin pulmones. Eso es aprendido, hay mucho miedo a perder la masculinidad y por tanto la credibilidad.

En este sentido, algunos piensan que en las relaciones homosexuales, especialmente lésbicas, estos roles machistas terminan. ¿Ocurre así?

En estas relaciones se reproducen los mismos códigos machistas. No hay un cambio de actitud, incluso en las relaciones lésbicas que supuestamente deben ser las que más rechazo le hagan al rol masculino. En todas se busca el masculino y el femenino. En una pareja los dos no pueden cumplir los mismos roles. La solución contra el machismo no está en cambiar de opción sexual va más allá de eso. Muchas veces quizás por la falta de divulgación que han tenido estas temáticas, está la falsa ilusión de que en un sector se discrimina menos. Pero es que los homosexuales varones excluyen a las lesbianas, y estas a los transexuales. La discriminación tiene jerarquías hasta en estos grupos. Siempre va a existir, mientras hallan actitudes hegemónicas.

El feminismo es un movimiento que reivindica los derechos de las mujeres. Pero existe también un denominado feminismo radical que lejos de abogar por la igualdad de género, quiere “un cambio de poder”, “prescindir de los hombres” ¿No desvirtúa esto el propósito inicial?

He tenido broncas gigantescas con estas feministas. Me dicen: “un hombre es un enemigo en mi fila”. Estas actitudes extremas traen dosis de inseguridad y de dogmas personales. Cuando hablemos de equidad hay que hablar de hombres y mujeres, en igualdad. Ningún proceso ni proyecto puede destruir a nada ni nadie. El feminismo si algo nos ha enseñado es que cuando un hombre es feminista siente más respeto hacia las mujeres, el deseo de compartir no con una doméstica, sino con una mujer. El hecho de que exista radicalidad hacia los hombres en algunas corrientes feministas no me hace dejar de luchar a favor de los derechos de las mujeres.

A veces en luchas inclusivas, también se es excluyente. En temas como feminismo, homosexualidad y racialidad se esgrime el concepto de que no se lucha bien por la igualdad si no se padece la discriminación, y con ello segregan también a quien no pertenece a su grupo. ¿No se puede defender a las minorías, sin ser de las minorías?

Es un mito. A las mujeres que se atreven a ser feministas, le dicen que no les gustan los hombres y la identifican como lesbianas, como descalificador. Un hombre es igual, cuando intenta militar en actitudes diferentes, dicen “este tiene algo raro, porque no le gusta lo que a todos los demás”. Por eso mismo hay que luchar contracorriente. Cuando estemos hablando de discriminación no centrarnos solo en un tema, no olvidarnos de la raza, de la religión, de la diversidad sexual. Cuando le decimos no a la discriminación es a todas, no a la que más me atañe.

http://quovadiscuba.wordpress.com / http://redmasculinidades.blogspot.com


No hay comentarios:

Género con Clase Impreso