martes, marzo 08, 2011

Bailar hasta derribar el capital...

clarisse castilhos y marian pessah 2 / MULHERES REBELDE
Este año las mujeres burlamos el Carnaval y fuimos a la avenida el 1º de marzo, nuestra lucha no se reduce al día 8, es permanente y cotidiana.

Primer acto. Con las mujeres de la Vía Campesina y otros grupos urbanos, okupamos3 la empresa Braskem. Llegamos de sorpresa pasando por alto el esquema casi militar del polo petroquímico del Triunfo. Cerca de mil mujeres bajamos de los ómnibus corriendo por los caminos, empuñando nuestras banderas y atravesando portones. Una vez dentro, protestamos, denunciamos y nos reunimos en grupos de discusión. Antes de continuar la lucha en la ciudad, hicimos una devolución simbólica de la polución generada por la Braskem, atando bolsas de plásticos en los portones y tirando botellas plásticas para dentro del patio de la empresa.

Para nosotras la lucha es también una fiesta por eso estamos dentro. Muchas personas se preguntarán: ¿qué tiene que ver okupar una empresa con el 8 de marzo? Mucho. Este día es especialmente significativo, puesto que conseguimos unir dos objetivos indisolubles: Patriarcado y Capital, las dos piernas del monstruo; las dos caras de la misma moneda. Quien se OKUPA de la fiesta somos las mujeres. No cocinando, sirviendo café, o cuidando de lxs niñxs, sino que en la logística, la organización, con el debate y en la seguridad.

Algunas personas tal vez no entiendan La importancia que esto significa para nosotras, justamente es ahí que evaluamos cuánto avanzamos y cuánto todavía nos falta. Por eso muchas de nosotras aprenden a manejar autos, mapear lugares, filmar, e inclusive, responder entrevistas para los diarios.
Okupar estos espacios que el patriarcado definió como hegemónico de los hombres.



¿Y quién es tal de Braskem? ¿No es una empresa de tecnología “limpia”, que produce plástico verde, y no contamina el medio ambiente? “Braskem es una empresa brasilera del grupo Odebrecht, que después de la privatización de parte de la Petrobrás pasó a dominar la producción de petroquímicos en Brasil y América Latina, explotando mano de obra barata y recursos naturales. En 2010 inició la producción del dicho “plástico verde”, que utiliza como materiaprima la caña de azúcar. Ahí la cosa comienza a enredarse porque la única diferencia entre este plástico y el realizado con petróleo es la materia prima. Sin embargo, ¡ninguno de los dos plásticos es biodegradable! Peor aun, para producirlo será necesario plantar caña con todos los riesgos de esta cultura, como el empobrecimiento total de la tierra. Para Río Grande del Sur, esto significará intensificación del monocultivo e invasión de las tierras de la pequeña agricultura. La meta es plantar 1.800.000 has de caña de azúcar transgénica en el estado ya que este cultivo no es apropiado para regiones de clima frío.” (Manifiesto Vía Campesina, Movimiento de Trabajadorxs Desempleadxs y Levante de la Juventud) La política del gobierno de Dilma sigue siendo financiar proyectos como este, la unidad de Triunfo fue construida con un 80% de dinero del gobierno federal.

No hay espacio para las mujeres en el ritmo y en las condiciones de trabajo impuestas por el agronegocio exportador en estos desiertos verdes de caña de azúcar, eucaliptos y de otros monocultivos, sólo se expande la violencia y la prostitución. De esta manera se mantienen los latifundios impidiendo que las tierras pasen a la reforma agraria y la agricultura familiar.

En suma, el cultivo de caña expulsa mano de obra (que siempre primero será de las mujeres), intensifica la concentración de tierras e inhibe el cultivo de alimentos orgánicos, a cambio de la plantación de materia-prima para combustible (o, en caso de otras culturas, para la producción de celulosa, de alimentos para animales, etc.). Sus repercusiones sobre la elevación del precio de los alimentos y de la producción de transgénicos para la población de bajos salarios son bien evidentes. Continuando la lucha, salimos de la Braskem y fuimos para Porto Alegre donde nos encontramos con otros grupos urbanos. Ellas habían estado en uno de los mayores íconos de la prensa capitalista, el periódico Zero Hora, donde quemaron ejemplares del cuaderno “Donna”, un suplemento “femenino”, que intenta pasar la imagen de mujeres frívolas que sólo se interesan en la moda, recetas de cocina, decoración de interiores. Una vez en llamas, el diario tuvo que cerrar sus puertas. En el trayecto, ellas fueron dejando sus huellas en algunos monumentos de la ciudad, marcando la posición de inferioridad a que las mujeres somos descritas en la historia contada por el patriarcado.

Nos encontramos todas juntas en las puertas del Palacio de Justicia, allí quemamos corpiños / brassiers y danzamos como brujas haciendo nuestra revolución.

Nuestra lucha feminista, desde sus raíces, es la misma de la clase trabajadora y de los pueblos colonizados y esclavizados: luchamos contra las bases de opresión que hoy está representada por el capitalismo, pero también vexistía antes y permaneció en el socialismo.

Capital y patriarcado están asociados y se basan en relaciones de opresión. Nosotras, mujeres trabajadoras, contestatarias, negras, lesbianas, y todas lãs que están fuera de la norma/lidad somos blanco del control ideológico, representado por las leyes, la religión, la gran prensa, la moral y la
familia burguesa. Como decía Flora Tristán, “las mujeres son las proletarias del proletariado”, ya en el siglo XIX tenía consciencia de que “el matrimonio significaba la apropiación de la mujer por el hombre”.

Nosotras, Mulheres Rebeldes, apostamos a un feminismo autónomo y radikal. Autónomo de dueñxs, señorxs, instituciones, partidos e iglesias. Radikal, porque lucha para destruir el patriarcado-capitalista em sus formas de organización social, política e ideológica. No acepta dogmas y no cree en modelos.
Nuestro objetivo es subvertir el orden patriarcal, por eso la libertación de toda la humanidad es una consecuencia lógica, y no el cambio de dominio de un grupo por otro.

Capital = Patriarcado
Sólo la lucha permanente y cotidiana nos liberta
Sin feminismo no hay socialismo
MULHERES REBELDES, marzo de 2011


2
Grupo mujeres rebeldes http://mujeresrebeldes.blogspot.com/
3
La utilización de la letra K no tiene ninguna relación con el kirchenismo, sí con prácticas anarkistas y desestabilizadoras de lo acomodado por otros.

No hay comentarios:

Género con Clase Impreso